Temas Urbanos | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Dom Dic 17 2017
24ºC
Actualizado 11:15 am

Temas Urbanos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-07-20 05:00:00

Temas Urbanos

Temas Urbanos

No es este momento histórico el más apropiado para celebrar emancipaciones e independencias, en un país con siete bases norteamericanas, sus aeropuertos internacionales controlados, otra vez Cuerpos de Paz, soberanía empresarial de las transnacionales y gobiernos que parecen administraciones virreinales, puestos por la misma metrópoli con diferente nombre. Más oportuna y fructífera resultó la celebración hace cien años, no solo en obras perdurables y pronunciamientos ideológicos, cercano como estaba el cercenamiento de Panamá, sin quedarse en solo música y pólvora.

Se comenzó con gritos de independencia que eran más abajos al mal gobierno pero con vivas al rey; hoy se sigue añorando un soberano, mesías o caudillo, sin mueras a una sociedad con privilegios y prebendas sucesorales casi monárquicas. El advenimiento de las repúblicas, desde la Revolución Francesa hace 221 años, hasta las independencias africanas años sesenta del pasado siglo, sustituyendo colonias y monarquías venidas del régimen feudal mediante poderes genéticamente heredados, fue acontecimiento de alcances políticos y económicos; también es cierto, como lo demuestran los dos siglos siguientes a 1.810, que el orden mundial iría necesitando cada vez menos colonias directas y sí neocolonias, a pesar de la arremetida europea sobre Asia y África a finales del siglo XIX. Poco significado tuvo en la transformación social de los pueblos liberados; lo resume Antonio García diciendo: “Se ganó la independencia pero se ahondó la colonia”; no obstante proclamas de los libertadores y las constantes referencias en la literatura bolivariana, asimilando el proceso de independencia de España al cese de la inequidad social, esta continuó y sigue como el mayor obstáculo para lograr un desarrollo humano acelerado y sostenible. Razones de más para proyectar una segunda independencia.

Antes que alabanzas patrioteras a la efemérides vale retrotraerla; hoy las actuales clases dirigentes serían realistas y si evaluamos el recorrido caben reflexiones como esta: “…tras 200 años de habernos zafado de España, la rueda de la historia nos ubica ante retos que cuestionan la actitud indiferente de la ciudadanía, para cuyas mayorías la cotidianidad no les permite prospectar ni el mediano ni el largo plazo. De esta manera, país, nación, soberanía, libertad, se traducen en conceptos etéreos sin interés ni implicaciones inmediatas para los habitantes.” (Rafael Ballén, “Le Monde diplomatoque”)

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad