Publicidad
Vie Mayo 26 2017
26ºC
Actualizado 02:30 pm

Profesor Jorge Bejarano | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-07-25 05:00:00

Profesor Jorge Bejarano

Mi padre, el doctor y profesor Roberto Serpa Novoa (1888-1959), escribió en junio de 1941 un cuento que publicó Heraldo Médico.
Profesor Jorge Bejarano

El cuento, Santos Amorocho, era un relato costumbrista, rural y autobiográfico en el que relataba su única experiencia como agricultor y arrocero en los años veinte del siglo pasado cuando ejercía su profesión médica en la zona rural del río Lebrija.

El protagonista, Santos Amorocho, era un típico campesino santandereano. Con ese cuento y esa dedicatoria mi padre quiso terminar de una vez por  todas  con los malentendidos y ofensas mutuas que había tenido con el profesor Bejarano. Mi padre además de médico, académico era político y escritor. Con frecuencia se trenzaba en polémicas periodísticas hasta con amigos suyos: los doctores y Jorge Bejarano Martínez, Luis Ardila Gómez, Luis Patiño Camargo, Calixto Torres Umaña. Fueron notorias sus discusiones y polémicas periodísticas sobre temas de Higiene y Salud Pública, particularmente las que tuvo que afrontar como funcionario de Higiene de los años cuarenta, como director Municipal de Higiene de Bogotá y como Secretario del Ministerio de Salud Pública de los años cincuenta del siglo veinte.

En una sonada polémica entre los doctores Serpa y Bejarano mi padre llegó a decirle: ”¿Por qué suenan tanto las campanas? Porque están huecas”. Aludía a lo que él consideraba locuacidad extrema del doctor Bejarano cuando trataba de temas de Higiene Pública sin reparar en que él cometía a veces el mismo error que al doctor Bejarano, el profesor por antonomasia, le censuraba “hacer sonar mucho las campanas”. El doctor Jorge Bejarano Martínez era ya en 1952 el más antiguo de los Profesores Titulares de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Colombia. Para este cargo fue designado en 1921 por decreto 23 del 19 de febrero  y este nombramiento fue ratificado por Resolución 66 de 1938 por la Universidad Nacional. Fue un denodado e incansable luchador por la Higiene y Salud Pública Nacionales, en sus columnas periodísticas que mantuvo durante muchos años en El Tiempo  y en  otros diarios colombianos.

El doctor  Bejarano y el doctor Pablo García Medina fueron los pioneros de la Salud  Pública en Colombia. A profesor Bejarano se debe en gran parte la creación del Ministerio de Salud Pública. Su triunfo más celebrado fue el haber logrado desterrar el uso y el abuso de la chicha, una bebida fermentada a base de maíz de uso popular. Ahora nuestras clases populares usan y abusan de la cerveza, a base de lúpulo y cebada, más higiénica y menos autóctona.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad