Cultura culinaria | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-07-25 05:00:00

Cultura culinaria

En estos d√≠as me he deleitado y enriquecido mis conocimientos con la lectura del muy interesante libro de mi ilustre colega, profesor Universitario, Francisco Romero Otero, titulado ¬ďApuntes Hist√≥rico Gastron√≥micos¬Ē SIC editorial, Bucaramanga. Se trata de un apetitoso e ilustrado viaje por la historia universal, la cultura y el significado del comer y del arte culinario desde los egipcios hasta nuestra comida colombiana.
Cultura culinaria

Como lo anota el autor: ¬ďCiertamente existe una gran diferencia entre el acto fisiol√≥gico de ingerir alimento con miras a nutrirse para poder sobrevivir y la comida como un acto est√©tico, creativo, social, dirigido al placer sensorial no s√≥lo gustativo, pues tambi√©n deleita el olfato, la vista y hasta el tacto seg√ļn sus texturas....Los animales comen, los hombres ordinarios se alimentan y s√≥lo los hombres de talento saben comer bien.¬Ē

Si comer es un acto humano y social, cocinar es una obra de arte, una actividad estética, que requiere no sólo de gusto sino de creatividad y de imaginación. Comer bien no es exclusivo de los aristócratas sino que está al alcance de menguados bolsillos. Con los mismos elementos se pueden obtener comidas feas o apetitosas. Acabo de experimentarlo en mi reciente viaje por los países bálticos, donde la comida a base de papas, coles, cebolla, tomate, cilantro, aceites, vinagres y carnes es monótona, repetitiva y nada gustosa debido no tanto a la escasez de recursos cuanto a la falta de imaginación; porque hay gran distancia entre una papa simplemente cocida y una frita, una sancochada y otra chorreada, una carne adobada y otra simplemente cocida, una verduras mezcladas o cocinadas a unas aderezadas con sal, aceite y vinagre.

En la época primitiva, los humanos se contentaban con recoger, mezclar y engullir verduras crudas o carne de caza simplemente salada. El arte culinario dio un maravilloso salto con la invención del fuego. Al principio el fuego fue conocido y sufrido por las tormentas y los incendios producidas por éstas. Después los hombres buscaron preservar el fuego y finalmente lograron producirlo. Fue un gran paso en el dominio sobre la naturaleza.

Así como gusto de la buena comida, también envidio a los buenos cocineros ya que las circunstancias me han impedido practicar tan maravilloso arte. El cocinero, en efecto, además de ser un demiurgo y esteta, contribuye a la cultura, la felicidad y el goce de sus congéneres.

Saborea bien sus alimentos quien comprende que esta actividad supera la animalidad pues está inmersa en la historia, la cultura, las creencias y la geografía de los pueblos. Invito pues a leer este interesante libro que merece estar presente no sólo en las bibliotecas universitarias, sino en todo hogar culto.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad