Lo que debe seguir | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mar Dic 12 2017
20ºC
Actualizado 08:25 pm

Lo que debe seguir | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-07-26 05:00:00

Lo que debe seguir

Lo que debe seguir

Tal cambio de tono es reclamado por voces ponderadas al interior de los dos países y se traduce en propuestas concretas diseñadas por varios países amigos, como la que prepara Brasil para restaurar los canales diplomáticos, previo cierre de los micrófonos.

Expertos internacionalistas consideran que el problema real, más allá de las diferencias ideológicas que hay entre los gobiernos de Colombia y Venezuela, son las diarias dificultades que hay a lo largo de una caliente frontera de 1.219 kilómetros. La cancillería brasileña promueve la creación de una fuerza binacional que vigile la línea fronteriza y frene el tránsito humano de actores del conflicto interno armado de Colombia, hecho que genera desencuentros.

El ex canciller Augusto Ramírez Ocampo manifiesta que el exceso de verbo ha generado tanto daño que hay que volver  a edificar desde cero las relaciones entre los dos países y ello debe hacerse a través de los canales diplomáticos regulares, sin micrófonos.

Entre Bogotá y Caracas hay interpretaciones encontradas de los hechos, todas emocionales, pasionales, sesgadas, pero más allá de ellas y de los comentarios que subestiman a la contraparte, cerca de cinco millones de personas en la zona fronteriza ven afectada su vida diaria, ya que en toda el área se ha desarrollado una intensa actividad comercial pues como el intercambio se da fundamentalmente por vía terrestre, se ha impulsado intensivamente el empleo y desarrollo de famiempresas, microempresas, pequeñas empresas, servicios logísticos, alojamientos, transporte de carga y personas, etc., lo que crea un delicado factor de conflicto social.

Si se analiza sosegadamente la sesión de los embajadores de los países de América y el Caribe ante la OEA el jueves pasado, se debe  resaltar que tanto el embajador de Venezuela, como el de Colombia, se dieron licencias en sus intervenciones que ojalá no se hubieran dado, como el haberse referido el embajador Hoyos a decisiones internas de Venezuela, mientras el embajador Roy Cháderton cayó en vacuas reminiscencias para evadir el dar respuesta a los señalamientos colombianos.

O se cambia ya de tono y rumbo, o en cualquier momento caemos en lo impensable: la confrontación armada. La tela, angustiosamente y desgraciadamente, ya no da más.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad