Qué hacemos con... Los recuerdos de un viaje? | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Sáb Dic 16 2017
23ºC
Actualizado 05:58 pm

Qué hacemos con... Los recuerdos de un viaje? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-07-26 05:00:00

Qué hacemos con... Los recuerdos de un viaje?

Qué hacemos con... Los recuerdos de un viaje?

Fui a El Centro, el abandono del pueblo es imperdonable, “Los Comemango” no se manifiestan, hablan mucho y bien pero hacen poco. Crucé el enorme y muy costoso puente Barrancabermeja-Yondó que continúa sin inaugurar, costó cincuenta y cuatro mil millones y algo más y nadie quiere darle vida oficial: ni el Gobernador de Santander, ni el de Antioquia, ni el Presidente de la República. Yondó (Casabe), da ganas de llorar, en cincuenta o más años no ha progresado, ha retrocedido, está peor que en los tiempos de la Shell, cuando era un pueblito pintoresco y bonito; de su magnífico hospital de 80 camas, mejor no hablar, aunque nadie lo crea allí hay una piara; pobre Alcalde, no cuenta con el interés de Medellín, ni el respaldo de la Gobernación, para convertir rápidamente un poblado en una urbe; de la Laguna del Miedo, maravilla natural, ¿qué se puede decir, quién la cuida? Quizá Dios que nos cuida a todos. // El Cristo Petrolero, encanto universal, no se ve, matorrales mil lo ocultan, grave pecado de la comunidad de La Tora cuando no se pronuncia enérgicamente contra el abandono en que Nación, Departamento y Municipio, lo tienen. El Cristo es una idea genial, una obra de mucha valía que se hizo realidad y requiere mantenimiento permanente; situado en medio de una hermosa ciénaga, cercado por la grandiosa refinería, el gigantesco y mal cuidado cuartel del ejército y de una muy amplia avenida, la de “Los Dinosaurios” que no se pueden ver porque la maleza los oculta. ¿Por qué la Iglesia no se ha manifestado y la ciudad por qué no protesta? Cuál es la causa del silencio de la Cámara de Comercio? El Cristo compite en hermosura y originalidad con el de El Corcovado en Río de Janeiro. Los Cariocas aman su monumento, los barramejos parece no querer el suyo.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad