Infunde lástima | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Vie Dic 15 2017
25ºC
Actualizado 01:13 pm

Infunde lástima | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-07-29 05:00:00

Infunde lástima

Infunde lástima

Pero uno de los asistentes que había callado, dijo: ¡Ese pobre mendigo me infunde lástima! Cuando alguien acostumbra fungir de mendigo, hay explicaciones que la sicología respalda con razones científicas: Se es mendigo cuando se anhela obtener o alcanzar lo que nunca se tuvo o lo que se necesita para satisfacer sus elucubraciones irresponsables. Si se careció de una cuna digna, se mendiga una paternidad ajena. Si su juventud transcurrió entre lodazales de indignidad y de deshonestidad, sus costumbres ahora mendigan oportunidades para ejercitarlas. Si su preparación y capacitación recibidas fueron una frustración, se mendigan honores y reconocimientos angustiosamente inducidos. Si su madurez se inició con amarguras aún sin superarse, se proyecta siempre como un mendigo de lisonjas y aclamaciones. Si se es incapaz y sabe que su ego supera sus verdaderas aptitudes y merecimientos, se mendigan honores, vítores y reconocimientos, los que, sabiendo que son inmerecidos, no le importa que lo conviertan en el hazmerreir de su entorno, padeciendo internamente la amargura del ridículo. Cuando goza manteniéndose en el error encubriendo el delito, se mendiga lástima y conmiseración posando de víctima. Cuando los valores éticos y morales nunca pudieron acunarse porque nunca hubo de dónde mamarlos, se mendigan ahora de payasos acompañantes peores que él. La mendicidad como necesidad de vida, es el opio de la incapacidad y de la mediocridad ante su entorno.

Vino un silencio de análisis y discernimiento. El más osado preguntó al expositor si entonces el payaso era mendigo de aplausos y conmiseraciones a costa de sus ridiculeces y en ocasiones de sus consabidas manifestaciones de incultura, matizadas con un heroísmo simulado y la respuesta fue tajante: la vida del payaso se construye con los andamiajes del contrasentido y el ridículo, porque la paternidad de la mentira es su elocuencia y la de la verdad, su ignorancia.

Escritor  Ito

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad