Cultura ciudadana | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-07-30 05:00:00

Cultura ciudadana

Mi padre decía que todo tiempo pasado no fue mejor. Creía, por el contrario, que los nuevos tiempos siempre traen mejoras en la calidad de vida, más tecnología y mejor comportamiento ciudadano. Indudablemente la vida de hoy tiene mejores perspectivas en materia de progreso y mejoramiento individual. Pero hay unos aspectos en los cuales hemos entrado en una franca y dolorosa decadencia.
Cultura ciudadana

Nos referimos a la cultura ciudadana. En otras √©pocas no muy lejanas, las se√Īoras y sus empleadas aseaban los frentes de las casas sin ruborizarse. Les gustaba la extrema pulcritud y la limpieza solidaria. Y hab√≠a respeto por los ancianos, las mujeres y los ni√Īos. En nuestra Bucaramanga las calles eran muy limpias y serv√≠amos de ejemplo para el pa√≠s. En los parques hab√≠a unos empleados de la Alcald√≠a a quienes llamaban parqueros, quienes se encargaban de defender la limpieza de las zonas verdes. En las zonas residenciales se respetaba la intimidad y el mundo ciudadano. Eran otros tiempos.

Hoy nos encontramos en una ciudad cosmopolita, a la cual ha llegado gente de todos los confines del planeta. Bienvenidos, los ciudadanos de esta √©poca seguimos la vieja tradici√≥n del Estado soberano de Santander que ¬ďtoda persona que pisa Santander, es santandereano¬Ē. Pero ya no existe control social y las autoridades no son capaces de preservar la tranquilidad y el derecho a la intimidad. Podemos observar en las calles principales de la ciudad carros estacionados a ambos lados, rompiendo las reglas de circulaci√≥n. Los motociclistas y algunos conductores no respetan los pares ni las v√≠as preferenciales. Las direccionales son desconocidas totalmente y algunos choferes cuando alguien cruza una v√≠a procuran acelerar, no sabemos si para asustar al peat√≥n o atropellarlo. Sin ninguna verg√ľenza tiran los papeles al suelo y toda clase de desechos adornan nuestras calles.

Pero hay algo insoportable, la estridencia que se apodera de la ciudad desde el jueves hasta el domingo, de alegres ¬ďparranderos¬Ē que gritan y dan alaridos parecidos a los que relataban las viejas leyendas de terror. Frente al edificio donde vivo, se re√ļnen en la calle y en viviendas vecinas a gritar toda la noche, especialmente unas damas que parecen pose√≠das por el demonio. Una noche, por cierto muy estrellada, especial para poetas, una jovencita ¬ďaullaba¬Ē profiriendo expresiones vulgares que en m√≠ ya larga vida no hab√≠a o√≠do. Y un se√Īor de manera cinematogr√°fica, gritaba: ¬ďte amo Ang√©lica¬Ē con voz angustiosa y altos decibeles. Parec√≠a el horror. Esto no solamente sucede en la carrera 40 sino por toda la ciudad, se irrespeta la intimidad. Le aconsejar√≠a a mi admirado amigo, el Alcalde de Bucaramanga Fernando Vargas, que contratara al matem√°tico Antanas Mockus para que nos ense√Īara cultura ciudadana. El c√©lebre docente ya no es candidato presidencial, no es Presidente y tampoco ejerce el magisterio.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad