Publicidad
Publicidad
Sáb Dic 10 2016
25ºC
Actualizado 04:11 pm

¿Hermandad? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-07-30 05:00:00

¿Hermandad?

¿Hermandad?

Como si a ellos los hubiesen atacado, varios colombianos de a pie, algunos de la prensa, y otros cuantos de la política nacional, se mostraron escandalizados por la actitud del actual Gobierno frente a Hugo Chávez y el pueblo de Venezuela. Haciendo un llamado a la hermandad, algunos compatriotas calificaron a Uribe y su embajador de enemigos de la fraternidad. Con el respeto que se merecen esos colombianos, opino que es equivocado señalar al Presidente y es recomendable revisar en el diccionario el significado de hermandad.

La hermandad no puede surgir en medio de la hipocresía. El puente entre dos países hermano no puede tener como soporte un maquillaje diplomático y una retorica sínica en donde se hace un llamado a la paz y a su vez se demuestra cierta tolerancia frente al terrorismo.

El problema no es del presidente Uribe ni del embajador colombiano ante la OEA. La confrontación no es personal. No se trata de un choque entre ideologías distintas. No es un capricho del gobierno saliente para sabotear las relaciones con los vecinos. El problema reside en que el terrorismo disfrazado de revolución ha encontrado albergue en un país en el que nuestras fuerzas militares no pueden intervenir y donde el aparato criminal de los grupos insurgentes ordena ataques contra la integridad de los colombianos y la estabilidad de nuestro estado.

No era una opción, era una obligación del Gobierno colombiano denunciar ante los organismos internacionales la situación. Era un deber con nuestro pueblo, con las familias y los cientos de miles de compatriotas que han sido víctimas de la maldad de las guerrillas, que en los campamentos en territorio Venezolano albergan a más de 1500 militantes y entrenan niños y niñas para que entren a ser parte del mundo de la violencia y la crueldad. Era un deber con las víctimas de los atentados terroristas en el Club El Nogal, con los miles de desplazados por la violencia, con los militares, políticos y civiles secuestrados, con la Colombia que ha sufrido dolor y tristeza por la perversidad del terrorismo y la guerra.

Los colombianos deben demostrar hoy más que nunca la hermandad con todos nuestros compatriotas. Los que tengan la posibilidad de hacerlo, deben apoyar las iniciativas como la Macro Rueda de Negocios en Cúcuta con el fin de suavizar el impacto económico por el rompimiento de las relaciones. La hermandad con el pueblo venezolano tiene raíces profundas que ni el más delirante de los Gobiernos podrá exterminar. Sin embargo, en este momento dicha relación histórica no puede ser excusa para mantenernos en silencio frente a la tolerancia y veneración que ha tenido Hugo Chávez con respecto a las Farc y sus cabecillas.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad