Los sue√Īos de las de las lib√©lulas | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mar Ene 16 2018
22ºC
Actualizado 04:44 pm

Los sue√Īos de las de las lib√©lulas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-10-06 21:41:07

Los sue√Īos de las de las lib√©lulas

Los cuerpos de ellas son frágiles. Sin embargo, sus alas largas y delgadas hacen que sean muy veloces. Son las libélulas.
Los sue√Īos de las de las lib√©lulas

Estos insectos poseen una vista excelente. Y no es para menos, sus ojos tienen m√ļltiples facetas, al punto que pueden conducir sus miradas hasta la parte posterior de la cabeza.

Dicen que por eso las lib√©lulas no pueden dormir bien, al menos no en la noche. De hecho, casi nunca logran conciliar el sue√Īo.

Adem√°s de sus prominentes ojos, ellas tienen un gran peso a cuestas. Sus arduas luchas con el viento las llenan de preocupaciones.

¬ŅPreocupaciones?

S√≠, deben afrontar muchos ¬Ďires y venires¬í. Un ejemplo: las lib√©lulas no pueden caminar por la posici√≥n frontal de sus patas.

Lo interesante del caso es que m√°s all√° de las adversidades, ellas no se quedan atadas; todo lo contrario, siempre vuelan al punto que su danza es un gran hechizo de la naturaleza.

Lástima que nosotros no aprendamos la bella lección de las libélulas. Nos quedamos atados y cargando el enorme peso que trae el ajetreo de nuestras vidas.

¬ŅPor qu√© no aprendemos a vivir como las lib√©lulas, que ¬Ďr√≠en¬í a pesar de la adversidad?

Si usted se detiene a analizar a estos insectos, notar√° que danzan, festejan, se regocijan y hasta ¬Ďconversan¬í con las gotas de agua.
Ellas, tan insignificantes para algunos, pero tan bellas para los que amamos la vida, dan vueltas y vueltas al compás de lo desconocido, sin ponerse melancólicas ni nostálgicas.

En cambio nosotros, en las largas noches de angustias damos giros en la cama maldiciendo las cosas que debemos afrontar. Refundidos entre sábanas y almohadas nos sentimos como si estuviéramos con el agua hasta el cuello.

Las lib√©lulas, por muy noct√°mbulas que sean, tienen la capacidad de comunicarnos lo que anhelamos saber. Si alguna de ellas llega en alg√ļn momento en sus tiempos de insomnio, p√≥ngase feliz. Notar√° que las lib√©lulas traen buenas nuevas y siempre llegan con la lluvia, tal como ocurre con la c√©lebre obra de √Ālvaro Mutis.

¬ŅAlgo lo trasnocha?

Cierre sus ojos por un instante. Cuando menos lo piense, sentir√° suspiros y unas peque√Īas cosquillas en la piel. Esa ser√° la se√Īal de que pronto entrar√° en la danza de las lib√©lulas y que esas respuestas que tanto busca por fin aparecer√°n.

De pronto, tras la oscuridad de la noche ver√° a las lib√©lulas y con ellas podr√° realizar sus sue√Īos.

Los √öltimos Cinco Minutos

Si se levanta por la ma√Īana tan agotado como cuando se acost√≥ la noche anterior, intente recordar en qu√© estaba pensando durante los √ļltimos cinco minutos antes de dormirse.

Lo que piense durante esos cinco minutos, va a impactar su dormir y esto determinará cómo será el próximo día.

Cuando duerme, su percepci√≥n consciente descansa, pero su mente inconsciente permanece activa. Los sic√≥logos se refieren al subconsciente como el ¬ďsubdirector auxiliar de la vida¬Ē.

Cuando la mente consciente est√° ¬Ďfuera de acci√≥n¬í, la subconsciente asume el control. El subconsciente cumple con las √≥rdenes que recibe, a√ļn cuando no est√© al tanto de ello.

Por ejemplo: si los √ļltimos minutos antes de dormir los invierte preocup√°ndose, el subconsciente graba este sentir, lo cataloga como temor y, entonces, act√ļa como si fuera realidad.

Como resultado, los m√ļsculos permanecen en tensi√≥n, los nervios est√°n de punta y los √≥rganos del cuerpo se alteran, lo que significa que el cuerpo no est√° descansando en realidad.

Sin embargo, si esos √ļltimos minutos son invertidos en contemplar una gran idea, un verso inspirador o un pensamiento calmado y alentador, el sistema nervioso interpretar√°: ¬ďTodo anda bien¬Ē, y pondr√° el cuerpo en un estado de relajamiento y paz. Esto le ayuda a despertar estimulado, fortalecido y confiado.

Muchos de los d√≠as que comienzan mal, se deben a la noche anterior, a esos √ļltimos cinco minutos cr√≠ticos de pensamientos conscientes.

Reflexión: Usted puede afectar su mente consciente con ideas saludables y positivas y preparar así el camino para una noche de verdadero descanso.

Historia

Un hombre le pidió a Dios un néctar y una libélula. Pero Dios le dio un cactus y un huevo de insecto. El hombre quedó triste, pues no entendió por qué su pedido llegó errado.

Luego pens√≥: con tanta gente por atender, √Čl no tiene tiempo para complacerme. Por eso, resolvi√≥ no cuestionar.
Pasado alg√ļn tiempo, el hombre fue a verificar el pedido que dej√≥ olvidado.

Para su sorpresa, del espinoso y feo cactus había nacido la más bella de las flores y, además, en lugar de un huevo encontró a una linda libélula.
Dios siempre hace lo correcto. Su camino es el mejor, aunque a nuestros ojos parezca que todo est√° errado.

Si pide a Dios una cosa y recibiste otra, conf√≠e. Tenga la seguridad de que √Čl siempre dar√° lo que necesita en el momento adecuado. No siempre lo que desea es lo que usted necesita.

Como Dios nunca falla en la entrega de sus pedidos, siga adelante sin dudar ni murmurar. Recuerde: la espina de hoy ser√° la flor del ma√Īana.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad