Las figuras tras los documentos | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
S√°b Dic 16 2017
25ºC
Actualizado 04:33 pm

Las figuras tras los documentos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-08-01 05:00:00

Las figuras tras los documentos

En un escenario diferente Bradley Manning y Adrian Lamo hubieran podido ser buenos amigos. Quizá más que eso. Pero no fue el destino lo que unió al militar y al hacker retirado, sino más de 250 mil documentos secretos del Departamento de Estado norteamericano, muchos de los cuales han sido publicados esta semana por la organización WikiLeaks, dirigida por otro antiguo hacker: Julian Assange.
Las figuras tras los documentos

Un primer incidente desatado por los documentos ha sido el del caso de cuatro soldados canadienses que seg√ļn los archivos habr√≠an muerto por fuego amigo y no en un ataque Talib√°n. Mientras tanto un vocero en Inglaterra ha indicado que el r√©gimen Talib√°n utilizar√° WikiLeaks para identificar y castigar informantes Afganos.

El soldado Manning y su nuevo amigo Lamo

El pasado viernes Bradley Manning, soldado estadounidense de 22 a√Īos, lleg√≥ a su pa√≠s desde una base militar de Kuwait para enfrentar cargos que podr√≠an hacerlo pasar el resto de su vida en la c√°rcel.

Manning es acusado de filtrar 150 mil comunicaciones diplom√°ticas y 92 mil archivos militares clasificados pertenecientes al Departamento de Estado de su pa√≠s, adem√°s del controversial video que se conoci√≥ como ¬ďCollateral Murder¬Ē en la Red, que muestra a un helic√≥ptero Apache norteamericano designado a proteger la zona cercana a un ataque en Baghdad disparar contra un grupo de civiles. En el incidente, ocurrido en 2007, murieron dos reporteros de Reuters.

Manning fue capturado después de que Ardian Lamo, un hacker retirado, afirmara que se había ganado su amistad y luego había hecho que confesara. Cómo obtuvo Lamo esta confesión sigue siendo un misterio.

Algunas versiones sugieren que Manning habr√≠a alardeado de su haza√Īa ante el experto reci√©n conocido; explicaciones igualmente especulativas sugieren que Lamo, abiertamente bisexual, se gan√≥ la confianza del soldado, cuyo perfil en Facebook estaba vinculado a varios grupos relacionados con la comunidad LGBT, explotando sus dudas sobre el ej√©rcito y sobre su propia sexualidad.

El comunicativo Lamo y el director Assange

Después de revelar la información que aparentemente obtuvo del soldado Manning, el hacker retirado Adrian Lamo se ha tomado la molestia de iniciar su propia guerra.

Lamo publica sus propios boletines de prensa y hace declaraciones para la revista Wired, cuyo editor es un viejo conocido suyo. Además de defender su posición respecto al incidente con Manning y su decisión de delatarlo, Lamo se concentra en desacreditar a WikiLeaks, la organización a la que el soldado entregó los documentos secretos.

Como olvidando la gravedad e importancia de esos documentos que han acaparado la atención del mundo estas semanas, Lamo y el director de WikiLeaks Julian Assange se han trenzado en una batalla de acusaciones.

Adicionalmente el portal reportes an√≥nimos Cryptome, principal competidor de WikiLeaks, ha publicado ocho reportes donde una supuesta fuente interna en la organizaci√≥n afirma que los directores de WikiLeaks est√°n divididos, y se√Īala a la ¬ďdictadura absoluta¬Ē de su director Julian Assange como la causa del sisma.

Assange y su equipo se han rebatido estas acusaciones, indicando que son parte de una ¬ďcampa√Īa de desprestigio¬Ē, como si se tratase de competencia desleal entre empresas que trabajan con cr√≠menes de guerra como materia prima.

El exterminador Assange y el secretario Gates

Fueron 75 mil documentos clasificados los que public√≥ WikiLeaks esta semana. El secretario de defensa de Estados Unidos Robert M. Gates conden√≥ la acci√≥n, alegando que entre sus consecuencias ¬ďpotencialmente dram√°ticas¬Ē est√° el hecho de que ¬ďfuentes y m√©todos de inteligencia, as√≠ como t√°cticas militares, se han dado a conocer¬Ē a los adversarios de Estados Unidos.

El gobierno de una de las naciones que más abiertamente defiende la libertad en Internet oficializó así su oposición a la publicación de los documentos.

¬ďEl se√Īor Assange puede decir lo que quiera sobre el bien que cree que √©l y su fuente hacen, pero la verdad es que quiz√° ya tengan en sus manos la sangre de alg√ļn joven soldado o una familia afgana¬Ē, afirm√≥ Gates. Esta semana un vocero del r√©gimen Talib√°n confirm√≥ a Channel 4 News de Inglaterra que sus dirigentes buscan posibles colaboradores de Estados Unidos en los documentos de WikiLeaks.

Por su parte Julian Assange, quien ha justificado sus acciones diciendo: ¬ďdisfruto aplastando bastardos¬Ē, se ha mantenido firme en su pretensi√≥n de que ¬ďel material sea tomado en serio e investigado para que nuevas pol√≠ticas, si no procesamientos legales, se deriven de √©l¬Ē.

Por ahora el secretario Gates confirm√≥ que el ej√©rcito de Estados Unidos piensa cambiar su pol√≠tica de enviar ¬ďla informaci√≥n sensible a donde es m√°s √ļtil: las primeras filas¬Ē.

Las familias de los soldados canadienses

Una de las piezas de información secreta reveladas esta semana en WikiLeaks asegura que cuatro soldados canadienses que murieron el 3 de septiembre de 2006 fueron atacados accidentalmente por soldados de Estados Unidos. El ejército de Canadá niega que sea así, y asegura que murieron en combate con los talibanes.

Pero aunque la integridad y veracidad del documento a√ļn debe ser determinada, la pieza de informaci√≥n es evidencia de que el caso merece ser examinado de nuevo por parte de las autoridades de ambos pa√≠ses implicados.

Con suerte el proceso, aunque difícil para las familias de los cuatro soldados que murieron y otros siete que resultaron heridos, permitirá a ambos países evaluar con mayor detenimiento cuáles son los resultados de su cooperación en conflictos armados.

Las acciones de WikiLeaks han despertado una enorme controversia, que en la mayoría de los casos gira alrededor de las consecuencias negativas que han tenido todas las guerras de la historia, inevitablemente.

Pero tal vez esta nueva herramienta tecnol√≥gica logre poner de manifiesto la necesidad que tiene el p√ļblico de conocer de forma transparente y evaluar cr√≠ticamente todos los actos que se cometen bajo las banderas del conflicto armado. Sean heroicos o lamentables.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad