Colombia-Venezuela: no es tan grave | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mar Dic 12 2017
18ºC
Actualizado 06:59 am

Colombia-Venezuela: no es tan grave | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-08-01 05:00:00

Colombia-Venezuela: no es tan grave

No hay duda alguna de que las Farc y el Eln están en Venezuela. Las fotografías, las confesiones, los mapas y los documentos que presentó Colombia ante la OEA y  Unasur son pruebas fehacientes de que comandantes y guerrilleros colombianos se refugian, descansan, se proveen y operan desde campamentos y poblaciones al otro lado de la frontera.  
Colombia-Venezuela: no es tan grave

Tampoco hay duda de que, con altibajos e incidentes, las Farc y el Eln han estado y actuado en Venezuela desde hace muchos a√Īos. En algunas ocasiones, la Guardia Nacional¬† les ha hecho frente por los secuestros y robos que perpetran; el presidente Caldera, por ejemplo, autoriz√≥ a sus tropas para entrar a Colombia a perseguir bandidos ¬ďen caliente¬Ē. Durante medio siglo (y de manera m√°s o menos activa) han funcionado los acuerdos de car√°cter policial y judicial que se acostumbran entre gobiernos amigos. Nunca sin embargo Venezuela le ha declarado la guerra a esas guerrillas, ni ha ejecutado operativos militares grandes en su contra.

La explicaci√≥n de esta relativa tolerancia es bien sencilla: ning√ļn ej√©rcito del mundo se hace matar por cuenta del pa√≠s del lado, ni contra enemigos que no son los suyos. Y adem√°s, en este caso, es un secreto a voces que para los halcones de Venezuela, las Farc y el Eln sirven para distraer al Ej√©rcito de Colombia del asunto vital del Golfo. Por estrategia o por simple facilismo, todo mundo en Venezuela sabe pues que los gobiernos de Leoni, P√©rez, Herrera, Lusinchi y el mismo Caldera se hicieron los bobos o bajo cuerda hablaron con nuestras guerrillas.

Tampoco cabe duda de que la situaci√≥n empeor√≥ con Ch√°vez. Para empezar, el Coronel se form√≥ en un ej√©rcito cuya obsesi√≥n era el Golfo. Despu√©s, y m√°s al punto, Ch√°vez es la cabeza de una revoluci√≥n ¬ďbolivariana¬Ē y socialista, cuyas ideas por supuesto est√°n m√°s cerca de las Farc y el Eln que las de todos sus predecesores. Y para completar, el pleito con Uribe ayuda a capotear la crisis econ√≥mica y pol√≠tica que debilita m√°s y m√°s a Ch√°vez. ¬†

Esas cosas suceden al mismo tiempo que Colombia logra expulsar las guerrillas del centro del pa√≠s, con el efecto lateral de desplazarlas hacia las fronteras. Pero el gobierno no anticip√≥ ese resultado, que por supuesto implicaba mejorar las relaciones con Ecuador y Venezuela para debilitar las retaguardias guerrilleras. Por bien fundados que estuvieran sus reclamos, la ¬ďdiplomacia¬Ē de Uribe no hizo as√≠ m√°s que facilitar la vida de las Farc y el Eln, en el mejor de los casos porque aument√≥ la desidia de los gobiernos vecinos, y en el peor porque estrech√≥ sus nexos con las guerrillas.

Esos nexos o apoyos habr√≠an sido grav√≠simos si el Eln o las Farc tuvieran alguna posibilidad de tomarse el poder en Colombia. El apoyo de Pakist√°n al Talib√°n, o el de Reagan a los¬† ¬ďcontras¬Ē, podr√≠an decidir qui√©n gana en una guerra. Pero ac√° la guerrilla no tiene futuro - y Hugo Ch√°vez acaba de repetirlo. Muy tonto o muy ingenuo ser√≠a √©l (o Correa, o Ra√ļl Castro) si se embarcara en una causa tan perdida y se arriesgara de veras a ayudarla.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad