¬ŅY c√≥mo me levanto de mi primera decepci√≥n amorosa? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-08-04 05:00:00

¬ŅY c√≥mo me levanto de mi primera decepci√≥n amorosa?

Siempre hay una primera vez para todo, para caerse, para viajar en avi√≥n, para manejar, para enamorarse y por supuesto, para sufrir una decepci√≥n amorosa, una experiencia que aunque cuando se vive no es nada grata, en perspectiva dejar√° grandes ense√Īanzas y marcar√° el inicio de la madurez sentimental de los adolescentes.
¬ŅY c√≥mo me levanto de mi primera decepci√≥n amorosa?

Las relaciones sentimentales que se establecen entre los jóvenes tienen la particularidad de que se viven intensamente, razón por la que se tiende a idealizar a la pareja y poner en ella expectativas y sentimientos que van mucho más allá de lo que les debe suceder en esa edad.

Y es que m√°s all√° del primer amor est√° la decepci√≥n como aprendizaje, que en s√≠ misma har√° parte del c√ļmulo de experiencias que contribuir√°n a forjar el largo camino que se emprende para lograr la madurez sentimental en la vida adulta.

El psic√≥logo Camilo Uma√Īa explica que el amor en la adolescencia ¬ďsuele vivirse de manera tan intensa que tener pareja a esa edad termina convirti√©ndose en la b√ļsqueda de un ideal que se ha creado a partir de imaginarios brindados por el entorno familiar, social y la influencia en general de los medios de comunicaci√≥n¬Ē.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que un joven cuando vive sus primeras relaciones sentimentales seg√ļn expertos, ¬ďtiende a buscar la manera de cubrir las carencias afectivas que tuvo durante la infancia con su pareja¬Ē.

Esto los hace inevitablemente vulnerables a las situaciones que sortean con sus parejas y provoca que cualquier sentimiento de frustración o fracaso al que se enfrenten lo vivan de manera intensa.

¬ďCre√≠ que no lo iba a superar¬Ē

Adriana C√©spedes* es una joven de 19 a√Īos que ahora recuerda con gracia su primera decepci√≥n amorosa, de la cual crey√≥ -cuando ten√≠a 15 a√Īos- que jam√°s iba a superarla.

¬ďNos conocimos en la universidad. Cuando lo vi ni siquiera me pareci√≥ atractivo as√≠ que jam√°s pens√© que √©l iba a ser el art√≠fice de mi primera decepci√≥n amorosa.

Nos hicimos amigos porque veíamos casi todas las clases juntos. Primero me pareció tierno pero con el tiempo me empezó a gustar y yo a él, así nos hicimos novios.

De ahí en adelante todo fue muy bien, nos encontrábamos generalmente en mi casa, veíamos televisión, películas o jugábamos en el computador. De relaciones sexuales hablábamos en ocasiones, pero siempre le dije que tenía miedo de que me dejaran después de tenerlas, por lo que le huía al tema.

Con el tiempo no me preocupé más por eso y decidí estar con él. Ahí fue cuando sentí que me había enamorado perdidamente.

Pero cuando salimos de vacaciones, el sólo fue a mi casa una vez más y no me volvió a llamar ni a buscar, lo que provocó que cayera en una depresión profunda.

Cuando lo volví a ver en la universidad no me habló, ni me miró, era como si no existiera, lo que aumentó mi desanimo que duró cerca de tres meses.

Lloré todas las noches en mi casa y con mis amigos, sentía que el mundo se me había acabado, creía que me faltaba algo y juré que nunca me enamoraría nuevamente. En ese momento creí que no iba a superar lo que sentía.

Ahora que lo miro en perspectiva me causa risa, es algo que recuerdo con cari√Īo porque fue parte de mi vida y me ayud√≥ a madurar¬Ē.


La primera piedra en el camino

La misma historia de Adriana es repetida incontablemente por adolescentes, quienes al darle rienda suelta a sus sentimientos terminan encontr√°ndose la primera piedra en el camino que han de recorrer para encontrar el amor verdadero.

Al respecto la psic√≥loga Fabiola Z√ļ√Īiga dice que ¬ďcuando un joven decide llevar una relaci√≥n sentimental lo que debe plantearse es si la puede manejar o no, y eso depende de las relaciones que previamente haya llevado con su familia, ya que √©stas determinan en t√©rminos pr√°cticos la madurez sentimental de un adolescente¬Ē.

Sin embargo, cuando se dan las decepciones amorosas es com√ļn que los j√≥venes pasen por la etapa de la negaci√≥n que aunque es com√ļn debe saberse llevar, porque de no ser as√≠ podr√≠a terminar en una obsesi√≥n.

El psiquiatra de ni√Īos y adolescentes Mauricio Escobar recomienda que cuando se presentan esos casos lo mejor es buscar ayuda profesional, porque las causas en cada caso son diferentes, y para que el joven entienda y supere esa fase debe entender porqu√© le est√° pasando y la dimensi√≥n que implica ese estado emocional¬Ē.

Cuando se enfrenta esa primera decepci√≥n amorosa es necesario que los padres acompa√Īen a sus hijos mientras la superan, ya que con su cari√Īo, respaldo y comprensi√≥n la pena se har√° m√°s llevadera y pasar√° en poco tiempo.


LA VOZ DEL EXPERTO

Mauricio Escobar

Psiquiatra de ni√Īos y adolescentes

¬ŅEl amor de pareja existe en los j√≥venes?

Sí. De hecho este amor inicia en pareja con el vínculo madre-hijo (a) y la calidad y seriedad de las siguientes relaciones de pareja a futuro van a depender de esta primera relación o vínculo.

¬ŅLos j√≥venes crean alguna clase de dependencia con la pareja? ¬ŅPor qu√©?

Esta pregunta está asociada con la anterior. Y simplemente si hubo dependencia mezquina e insana (madres ausentes emocionalmente, inmaduras, irresponsables, etc.) en este periodo posiblemente esto sea así, es decir la probabilidad que así sean las futuras relaciones es bastante alta.

¬ŅDe qu√© depende la capacidad de enamorarse?

Así como existe un coeficiente intelectual también existe un coeficiente emocional que se define como la capacidad para reconocer sentimientos propios y ajenos, y el conocimiento para manejarlos  y este a su vez está influenciado por diversos factores que se deberán alimentar durante el proceso de desarrollo de los jóvenes en su infancia.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad