Publicidad
Publicidad
Vie Sep 30 2016
19ºC
Actualizado 09:57 pm

La prudencia y la justicia | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-07-14 21:03:55

La prudencia y la justicia

La prudencia y la justicia

En dicha ley no solo están señaladas ordenadamente las faltas disciplinarias, sino también el procedimiento que se debe seguir en cada investigación de este corte.
Y establece tal estatuto que cuando un servidor público es investigado disciplinariamente, acusado de haber cometido una falta calificada por la Ley ya de gravísima, ora de grave, el investigador puede ordenar su suspensión provisional del cargo por un término de 3 meses, prorrogable por un período similar, según el caso. ¿Razón para ello? Proteger al máximo el trámite del proceso investigativo de hipotéticas interferencias.

Como en el plano de las investigaciones disciplinarias la posibilidad de una interferencia es (en teoría) mucho más grande cuando el procesado es un alto funcionario del Estado, en tales casos la Procuraduría General de la República actúa con más celo y pide la suspensión provisional del cargo ya que lo que se busca es proteger la institucionalidad y la transparencia.

Por eso cuando los altos dignatarios del Estado son objeto de investigación disciplinaria, para proteger la majestad de las instituciones que representan, por la majestad del Estado y por respeto a quienes imparten justicia, es prudente que por iniciativa propia los acusados den un paso al costado para no correr el penoso riesgo de que se ordene su suspensión provisional. En este tema prima el lenguaje de la sensatez por encima de cualquier otra consideración.

¿Razón para actuar así? El evitar que se lesionen las instituciones.

En un país se mide la supremacía y majestad que tengan las instituciones sobre las personas que ocupan los cargos, cuando con celo, sensatez y delicadeza suma se defienden las instituciones republicanas.

Lo comentado no quiere señalar que el funcionario que se retira del cargo para poder defender su inocencia -con más libertad- sea culpable de la falta que se le imputa. No, es precisamente para que en forma más cómoda el ciudadano acusado pueda defender su inocencia y una vez logre su cometido y su inocencia brille, su figura será enaltecida por la república. Ojalá así decidan actuar el actual ministro de Protección Social y el embajador en Italia.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad