No todo lo que brilla es oro | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-08-05 05:00:00

No todo lo que brilla es oro

A lo largo de la historia se encuentran personajes que se cubren de gloria y después de deshonor. El más notorio es Adolfo Hitler quien, aprovechando el estado de postración en que se encontraba Alemania post 1ª. Guerra Mundial y el error que cometieron los aliados sometiéndola mediante el Tratado de Versalles, Hitler, con el beneplácito de sus conciudadanos, logró asumir el poder hasta sus estertores, los suyos y los de su país, siendo hoy repudiado por la historia. Caso similar y paralelo es el de Benito Mussolini quien por 23 años detentó el poder absoluto en Italia, llevándola a la prosperidad, para sumirla después en la derrota, terminando fusilado por quienes antes lo aplaudieron.
No todo lo que brilla es oro

José Stalin gobernó su país por cerca de 30 años, siendo “el modelo” aclamado mundialmente del régimen marxista; fue Nikita Kruschef, su sucesor,  quien primero se atrevió en la URSS a denunciar sus múltiples atrocidades; ahora Stalin es reconocido como el gobernante de mayor criminalidad en la historia del siglo XX. Lamentablemente su más fiel seguidor lo encontramos aún hoy en día en América, quien, no satisfecho con seguir destruyendo a Cuba, en los 60 nos organizó el Eln y las Farc, que durante más de 50 años han sembrado desolación y muerte en Colombia. Hablo de Fidel Castro quien se adueñó de su país en tal forma como para poder consagrar como su único sucesor a su hermano Raúl. Como lo hizo Rafael Leonidas Trujillo en la República Dominicana y también Francois Duvalier, Papá y Nené Doc, en Haití.

Al igual que Castro es la copia de Stalin, hoy, para continuar la tragedia de Colombia, nuestro vecino-hermano, Venezuela, lleva 12 años padeciendo a Hugo Chávez, copia añeja, con 50 años de atraso, de Castro. Es claro que Chávez se ha literalmente apoderado de todas las cuerdas del poder en Venezuela, y algo más allende sus fronteras, gracias a la aceptación que goza por convicción o conveniencia, léase comprados, de allí sus estruendosos consejos de “aló presidente”, con seguidores incluso uniformados. Tendremos que esperar unos pocos años a ver como registra la historia a tan siniestros personajes.

Porque recordemos que Augusto Pinochet, por 17años Presidente de Chile, en su momento fue aplaudido en el interior y el exterior y después fue enjuiciado por sus desafueros y crímenes. Caso más cercano en el tiempo y el espacio es el de Alberto Fujimori quien en la última década del siglo XX “llevó la paz” al Perú eliminando a Sendero Luminoso y hoy se encuentra en prisión, condenado por sus múltiples delitos.

No todo lo que brilla es oro, porque por múltiples circunstancias y realidades, lo que hoy parece mañana no lo es. O como el caso de Francisco Franco quien con autoritarismo gobernó a España durante 36 años, preservándola de los horrores de la 2ª. Guerra Mundial y aún hoy día para unos es oro y para otros escoria.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad