Publicidad
Publicidad
Jue Dic 8 2016
20ºC
Actualizado 08:57 pm

El fin de una era | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-08-06 05:00:00

El fin de una era

El fin de una era

Hablar con la gente del común nos abre las puertas a un diagnóstico de alguna manera apropiado. Lejos de algunas “ilustres” plumas que a veces sin argumentos envenenan la opinión pública para desacreditar a Uribe y su gestión, existen los colombianos agradecidos profundamente por los logros históricos del Presidente. No es difícil encontrar a un compatriota común y corriente lleno de agradecimiento por aquel personaje que con su “trabajar, trabajar, y trabajar” le devolvió a comienzos de su gobierno la tranquilidad y la seguridad a miles de colombianos. Esa seguridad que hoy permite que el recorrido de una vereda a la ciudad no sea un camino seguro hacia la muerte, y que los viajes por las montañas y paisajes del país no sean un juego peligroso para la vida y la libertad. La disminución en un 90% en la cifra de secuestros, y de un 42% en el número de homicidios no se pueden pasar por alto sin importar si militamos o no en las filas del Uribismo.

A su vez el Presidente fue exitoso en implementar moderadamente la meritocracia. Más allá de los escándalos, vergonzosos y reprochables por supuesto, el desafío de concursar empezó a ser parte de la vida de algunos funcionarios públicos, notarios y maestros que tuvieron que empezar a prepararse y a estudiar para mantenerse en sus posiciones. De ninguna manera se me olvidan los síntomas del clientelismo  y las personas indeseables que obtuvieron poder en el presente Gobierno. Sin embargo, opto por mirar las dos caras de la moneda y asumir el lado negativo como enseñanzas para el nuevo Gobierno que deberá saber que así como hay que continuar ciertas cosas, hay que “descontinuar” ciertas otras.

El Presidente Uribe fue un hombre controvertido en todo el sentido de la palabra. Fue y será reconocido por debilitar el aparato terrorista de los grupos criminales que antes de 2002 tenían a la sociedad Colombiana arrodillada y al Estado colombiano seriamente amenazado. A su vez, las peleas innecesarias tampoco serán olvidabas, la falta de control a organismos del Estado como el DAS, y su amistad política con hombres condenados por corrupción, y crímenes de lesa humanidad, también serán errores reprochados.

En fin, Álvaro Uribe, será condecorado en el libro de nuestra historia por su persistencia, en cuerpo propio, para derrotar el terror y devolverle la esperanza a Colombia, y será condenado porque en cuerpo ajeno muchos de quienes lo rodearon le hicieron daño a parte de la sociedad colombiana y a las instituciones del Estado.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad