Publicidad
Publicidad
Dom Dic 11 2016
19ºC
Actualizado 06:09 pm

Los 90 a√Īos de Otto Morales | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-08-06 05:00:00

Los 90 a√Īos de Otto Morales

Otto Morales Ben√≠tez se convirti√≥ desde muy joven en un personaje nacional a quien el pa√≠s ha aprendido a admirar en toda la dimensi√≥n de su meritorio itinerario vital: No es solo su trayectoria de ministro de varias Carteras, de jefe liberal y de candidato presidencial, sino su esencia como intelectual de alt√≠simos quilates, producto de su disciplinada formaci√≥n y de su consagraci√≥n al estudio de los temas fundamentales de Colombia, de Latinoam√©rica y en general de todos los acontecimientos que han rodeado el devenir de la historia del √ļltimo siglo.
Los 90 a√Īos de Otto Morales

Pero a eso se une una simpatía consustancial con su existencia, que le permite acercarse a todo tipo de personajes y disfrutar de cada uno todo el caudal que posea, en donde a carcajadas va extrayendo la información y va hilvanando las más insospechadas conclusiones que lo llevan a aproximarse a escenarios que nadie imaginaría.

Cuando su sonrisa se esparce y sus ojos se abren como dos enormes ventanas, sus palabras concluyentes aparecen di√°fanas y certeras.

Su presencia cachaca de pesadas vestimentas, contrasta con su personalidad descomplicada, amable y alegre en donde todo lo que transmite es una mezcla de energía, sabiduría y simpatía.

Su compa√Ī√≠a es disputada en todos los escenarios y a √©l se aproximan con gran avidez desde transe√ļntes casuales, hasta ex presidentes de la Rep√ļblica: √Čl observa y a cada uno le va disparando frases sonoras que sabe adobar con su expresividad, pues en √©l todo es lenguaje: su voz, sus ademanes, su estado de √°nimo y desde luego sus enormes risotadas que le sirven como poderosa arma para atraer y conmover.

Sin lugar a equivocarme podría decir que Otto Morales es uno de los personajes más admirados y queridos de Colombia: cualquier persona, en cualquier latitud, lo reconoce a leguas y lo persigue, así sea para tener la satisfacción de obtener simplemente su saludo.

En su oficina, con una amplia sala de espera siempre llena de intelectuales o de hombres de gobierno, se le ve despachar con una energ√≠a que cualquiera puede envidiar: Se asoma a la puerta, saluda a todos con emotividad, reclama compromisos, da cuenta de gestiones hechas y mientras tanto va seleccionando a quienes deben entrar hasta su despacho para tratar asuntos m√°s urgentes. Al final, habla con todos, pero √©l mismo se encarga de se√Īalar con singular amabilidad el tiempo justo para cada quien.

Llega a sus 90 a√Īos radiante y actuante; involucrado en una gran cantidad de proyectos editoriales fruto de sus profundos estudios y de su experiencia como protagonista de fundamentales y definitorios acontecimientos de la vida nacional. Son tantos, que seguramente necesitar√° otros noventa a√Īos para poder ejecutar todos los planes que tiene en mente, pero al paso que va, con toda seguridad tendremos Otto para largo tiempo.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad