Los milagros de este santo | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Jue Dic 14 2017
20ºC
Actualizado 09:47 pm

Los milagros de este santo | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-08-06 05:00:00

Los milagros de este santo

Los milagros de este santo

Todo el mundo está contento con al menos dos cosas. Primero, con el equipo de gobierno –nos ha gustado incluso a los que no hemos sido devotos de este santo-. Fueron 8 años de sumisa insignificancia de unos supuestos “titulares” de carteras de gobierno -salvo distantes y fugaces excepciones-.  Sobresalir o tener criterio propio se volvió un crimen para cualquier funcionario público, inclusive se corría el riesgo de ingresar a la paranoica lista de terroristas de Uribe; ya metió en ella a los jueces de la república. ¿Se imaginan ustedes a un Juan Camilo Restrepo o a un Carlos Rodado dejándose mangonear en público en asuntos que conocen mejor que el propio Presidente? O acaso ¿ven a una María Ángela Holguín sirviendo de mensajera de trabajaos sucios? O imaginan a un Germán Vargas en el papel de simple estafeta del jefe? La talla de los nombrados y la orden de Santos a su gabinete de optar por el trabajo en equipo, muestran que su primera decisión ha sido cambiar “cortesanos” por Ministros y darle contenido a la noción de “gobierno” como ente colectivo.

Lo segundo que gusta es la independencia que Santos está marcando con respecto a Uribe, y lo ha hecho con tacto del Jockey Club –que no es lo mismo que la chabacanería de cantina montañera, que se acomoda bien a una cabalgata, pero resulta rústica e insensata para manejar los hilos del poder-. Esa autonomía ya está siendo leída por la diplomacia internacional. Lula y Kirchner exteriorizaron su confianza en que el diálogo de Santos con Chávez será el que permita amainar el temporal desatado entre Venezuela y Colombia. Lula, con la desprevención del estadista ya consagrado, señaló lapidariamente que los gobernantes no pueden subcontratar sus obligaciones y que el dialogo no puede evadirse; un presidente tiene el mandato popular que le exige hablar, aunque no quiera, para intentar solucionar.  Habrá que ver qué milagro hace Santos para sacudirse las salpicaduras que le dejan de herencia la era de los falsos positivos, las chuzadas y la para-política.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad