Grímpolas | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Dom Oct 22 2017
23ºC
Actualizado 02:43 pm

Grímpolas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-09-12 01:35:12

Grímpolas

Ayer se cumplieron 200 años del fallecimiento del sabio y sacerdote español don José Celestino Mutis, nacido en Cádiz en 1732, venido al Nuevo Reino acompañando a don Pedro Messía de la Cerda,
Grímpolas

en 1766. Nuestra comarca tuvo la fortuna de ser escenario favorito de las principales actividades del peninsular, quien además vinculó a su hermano don Manuel Mutis. Este contrajo aquí matrimonio con la dama bumanguesa doña Ignacia Consuegra, inicial familia Mutis del país.

Después de diferentes actividades de don José Celestino, entre éstas su inquisitiva presencia en las minas de oro de Pamplona, Baja y Vetas, en marzo de 1783 comenzó a funcionar la llamada “Expedición Botánica” bajo su dirección, con colaboración de varios nativos, entre éstos el notable cura Valenzuela, “adjunto botánico” y don Sinforoso Mutis, sobrino del sabio. En diversas oportunidades don Florentino Vesga, el canónigo Joaquín Gómez Otero y el doctor Pedro Fermín de Vargas, Secretario de la Expedición y autor de la “Memoria sobre el Guaco”, publicada en el “Papel Periódico de Santa Fe”, en 1791 y reproducida en “El Monitor” de París.

Del científico Mutis y de sus especializaciones se han escrito volúmenes que con la obra hacen parte de la ciencia universal, enriqueciéndola en la botánica, la zoología, la mineralogía, así como en los conjuntos astronómicos y geográficos. “Poco contento con ser un botánico adocenado, llevó sus miras hacia la parte filosófica de esta ciencia”.

* * * *

Esta semana se comentó com amplitud un estudio de la Universidad de Míchigan sobre países “más felices”, donde figura Colombia con medalla de bronce, superada apenas por Dinamarca y Puerto Rico. Extenso e interesante el tema en el que “El Tiempo” advierte que “desde los pensadores griegos, como Sócrates, el hombre lleva miles de años indagando sobre la felicidad, que sigue constituyendo un misterio”. Nosotros encontramos en Sófocles que “la felicidad demasiado excelsa y constante atrae también su cólera”, proseguirá el tema de la felicidad y nunca se encontrará cuándo la haya definitiva, ni en las naciones ni en las gentes.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad