Los retos de Santos en materia económica | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Dic 11 2017
20ºC
Actualizado 07:33 pm

Los retos de Santos en materia económica | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-08-08 05:00:00

Los retos de Santos en materia económica

Sin lugar a dudas el gran reto en materia económica del nuevo presidente de los colombianos, Juan Manuel Santos,  es el empleo. Analistas coinciden en que éste será el tema que hará desvelar al nuevo equipo de gobierno, pues su crecimiento ha llegado a más del 11 por ciento durante el último cuatrienio.
Los retos de Santos en materia económica

Otro reto será mantener positivo el crecimiento pese a un desolador panorama mundial; con recesión en Estados Unidos, quiebra de cercanos países europeos y la pérdida de uno de los principales socios comerciales: Venezuela.

Empleo, el “coco”

En opinión de los analistas, la principal preocupación económica de los colombianos y que debe ser la principal del presidente electo es el empleo.

Los expertos del sector financiero piensa que además del estímulo a la demanda laboral que surja de un crecimiento económico acelerado, se requieren políticas complementarias que hagan más atractiva la contratación de mano de obra.

 

El ex director de Planeación Nacional, Alejandro Gaviria aseguró que lo que hay que trabajar sobre el tema es mucho, pues el deterioro ha sido notorio. “Es ambiciosa la propuesta del futuro gobierno, que pretende crear más de dos millones de empleos, sin embargo, destaca que se pretenda formalizarlo”, aseguró.

El analista Alberto Ibarra también manifestó la necesidad de trabajar sobre el tema. “Algo anda muy mal en la gestión del empleo en Colombia. Se ha convertido en un problema estructural de la economía, cuyas causas van más allá de la coyuntura recesiva de 2009. Colombia ha tenido desde 2000 la tasa de desempleo más alta de América Latina, solo superada en 2002 por Argentina y en 2003 por Argentina y Venezuela. Sin lugar a dudas, nuestro país es el campeón de la desocupación en la región”, dijo.

Para Guillermo Perry, los dos grandes retos son, en su orden, empleo y déficit. “En lo económico, el nuevo Gobierno se encuentra, de una parte, con altísimos índices de desempleo e informalidad, en un mercado de trabajo plagado de restricciones estructurales. De otra, con un abultado déficit fiscal del gobierno central (de más del 4% del PIB), un sistema de salud con problemas estructurales de financiamiento, y que no saldrá de la sala de urgencias financieras solamente con los aumentos de impuestos recién aprobados, un considerable atraso en infraestructura vial que demandará inversiones cuantiosas en este sector (incluyendo las enormes vigencias futuras que heredará del afán de contratación que súbitamente le dio a nuestro Ministro de Transporte en los últimos meses de sus ocho años de poca actividad), una deuda impagada con las víctimas del conflicto, la necesidad de continuar con un alto nivel de gastos en seguridad y los gastos que exigirán sus generosas promesas de la campaña”, dijo.

De acuerdo con Perry, de preservar la visión actual en cuanto a la informalidad y el alto desempleo estructural, se pierde una oportunidad de oro para comenzar a arreglar los problemas que aquejan nuestro mercado laboral. “Y eso sería especialmente de lamentar en un Gobierno cuyo programa enfatiza la importancia de la creación de empleos formales”.

Álvaro Montenegro, Investigador asociado de Fe desarrollo, asegura que más que el desempleo el gran reto de Juan Manuel Santos, será la pobreza. “En Colombia se ha favorecido el crecimiento y descuidado la distribución, a tal punto que, en comparaciones internacionales tenemos una de las peores distribuciones del mundo y el nuevo Gobierno tendrá mucho que hacer en este frente.

Una mala distribución merma la productividad de la fuerza laboral; los trabajadores rinden menos porque disminuyen sus oportunidades de educación, capacitación y salud. También hace difícil que las personas de bajos ingresos y buenas ideas obtengan los créditos necesarios para cristalizar sus inversiones, y fomenta conflictos sociales que atentan contra el clima general de los negocios y contra el crecimiento económico”, dijo.

Agregó que ojalá el nuevo Gobierno se abstenga de fomentar la inseguridad jurídica y los cambios frecuentes en las reglas de juego, y no haga más reformas laborales ni ponga más impuestos; y bienvenido el impulso a la educación, la edificación de vivienda y el comercio exterior, acciones que mejorarán el crecimiento y la equidad.

Otro de los retos, aseguran los analistas, será la tasa de cambio, en opinión de varios de ellos, es necesario trabajar de la mano del Banco de la República para mantener una tasa estable y evitar la continúa devaluación de la moneda estadounidense.

En un reciente informe de Fedesarrollo se explica que el presidente electo y su Ministro conocen bien la importancia de garantizar la independencia y autoridad de la Junta Directiva del Banco de la República en materia monetaria y cambiaria, y las dificultades que plantea la continuada apreciación de la moneda. Así mismo, la conveniencia de conservar una política monetaria y tasas de interés que estimulen la economía, siempre que se mantenga el control de la inflación.

Otro gran requisito, aseguran algunos, es no apostar el futuro fiscal a la bonanza de petróleo y minería. Para Perry, si bien es claro que el sector produce 2% del PIB en recaudos adicionales en forma permanente. “¿qué tan seguro es esto? No parece prudente apostar el futuro fiscal a una eventualidad incierta. Y en caso de que se produzca la ansiada bonanza petrolera, ¿no deberíamos acaso ahorrar buena parte de ella para evitar una revaluación excesiva del tipo de cambio y para garantizar la posibilidad de hacer política fiscal anticíclica cuando la suerte nos sea adversa, ya que los buenos tiempos nunca duran eternamente?”, aseguró.

Para el experto, ojalá también haya un mayor crecimiento, los controles antievasión y los programas de formalización ayuden tanto como se espera. “Pero el crecimiento pasado no resolvió el problema fiscal y no pareciera que los programas de formalización puedan producir un resultado espectacular sin atacar los problemas de fondo que estimulan la informalidad”.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad