Gracias, Presidente Uribe | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-08-08 05:00:00

Gracias, Presidente Uribe

Hace ocho a√Īos usted recibi√≥ un pa√≠s muy diferente de aquel en el cual vivimos. Los subversivos ten√≠an amenazada y atemorizada a la mayor√≠a de los ciudadanos. El secuestro estaba a la orden del d√≠a y a la vuelta de la esquina.
Gracias, Presidente Uribe

Los paramilitares masacraban impunemente a los campesinos y se apoderaban de sus tierras; crecían las siembras de coca, el comercio y consumo de narcóticos. La guerrilla asediaba las ciudades, se tomaba los pueblos y hasta las guarniciones militares secuestrando pelotones enteros.  

La inversión estaba congelada; los hacendados no podían visitar sus propiedades, lo campos y los ganados estaban abandonados; los precios de la propiedad raíz estaban por el suelo. Era de sumo peligro transitar por las carreteras. Los subversivos habían sacado a las autoridades y hasta a la Policía de la mitad de municipios; el turismo estaba muerto; no había futuro. Todo ello debido en buena parte a gobiernos débiles, indiferentes o atemorizados. Su gobierno, con la solidaridad de la ciudadanía y el valor de nuestras Fuerzas Armadas ha librado a nuestra patria casi totalmente de esta pesadilla.

Usted, a pesar de errores debidos en su mayor√≠a no a pereza, negligencia o falta de valor sino a defectos y limitaciones humanas, nos ha dado ejemplo de liderazgo, de honestidad, de trabajo y de consagraci√≥n sin l√≠mites a la causa de la patria. Nos ha ense√Īado que el oficio del gobernante no es asistir a cocteles, viajar, mover papeles o recibir a funcionarios sino estar presente en medio de su pueblo para conocer sus necesidades.

Como es explicable, al destapar la olla podrida y vaciar el pozo séptico en que se había convertido nuestra nación, tuvimos que respirar el olor de su podredumbre, muchos resultaron untados y se cometieron desaciertos que fueron aprovechados por gentes que desde sus escritorios o estrados judiciales, rodeados de comodidades, alejados del pueblo y de la realidad, llenos de negativismo y resentimiento, se dedicaron, no a criticar y evaluar los aciertos y desaciertos sino a enlodar a su gobierno y a su familia, contra el inmenso apoyo del pueblo llano.

Al nuevo gobierno le queda el desaf√≠o de continuar su tarea y corregir en parte el rumbo. Se deben desmontar los exagerados susidios a las grandes empresas y fomentar la peque√Īa industria que da m√°s empleo; se deben restituir a los trabajadores derechos adquiridos; la pol√≠tica de recompensas si no desmontada debe ser revisada a fondo; el DAS debe ser eliminado; hay que radicalizar la lucha contra la corrupci√≥n y acabar con esa politiquer√≠a que su gobierno no pudo o no quiso combatir y que ha infectado hasta la administraci√≥n de justicia; es preciso emprender programas de vivienda m√°s agresivos; la diplomacia debe ser especializada y liberada del clientelismo; debemos atenuar nuestros lazos de dependencia de los EU y del comercio con Venezuela; las tierras robadas deben ser devueltas a sus antiguos due√Īos y la salud debe ser encarrilada.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad