Mis hijos me decepcionaron | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mar Dic 12 2017
20ºC
Actualizado 10:40 am

Mis hijos me decepcionaron | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-08-09 05:00:00

Mis hijos me decepcionaron

Mis hijos me decepcionaron

Sufrí el maltrato de mi esposo quien se volvió un borracho, violento, vulgar quien terminó yéndose con una jovencita teniendo mi hija menor 1 año de nacida.

Para sacar adelante a mis muchachos me tocó lavar ropas, planchar, cocinar. Ese fue mi destino aunque había estudiado hasta tercero de bachillerato. Hace 10 años me detectaron cáncer pero por cosas de Dios me salvé.

Seguí luchando por mis hijos pero hoy siendo mayores me tratan mal, son viciosos, groseros y lo peor, uno de ellos es delincuente.

Yo no luche para ver este panorama de mi vida. Estoy decepcionada conmigo misma y por eso he pensado quitarme la vida. Tal vez sea la solución. Espero su ayuda.

RESPUESTA

Estimada señora: Resulta ilógico sentirse culpable por algo que no hizo. Peor aún pensar en quitarse la vida cuando Dios le dio una segunda oportunidad. Se ha preguntado: ¿Cuál ha sido el propósito del Señor para devolverme la vida? ¿Qué me corresponde hacer para lograr aprovechar esta situación especial?

Ante todo reconozca que cada uno de sus hijos asumió voluntariamente su propio destino. Usted los formó desde temprana edad para que fuesen personas de bien, para que se abrieran camino y buscaran su propia felicidad.

Ahora le corresponde pensar en usted, realizar cambios que le devuelvan su tranquilidad y seguridad. Busque otra vivienda, haga y venda tamales, mute, postres los fines de semana por ejemplo. Encuéntrele un nuevo sentido a su vida. ¡Ya lo verá!


REFLEXION

Los hijos se constituyen en el motivo más importante para luchar y vivir. Les formamos desde temprana edad en valores humanos y sobrenaturales para que sepan pensar y actuar sin dejarse llevar por sus emociones. Queremos evitar manipulaciones por parte de personas que quieran conducirles por el camino equivocado.

Sin embargo, hay que reconocer que su entorno estimula cambios notorios en la personalidad cuando por falta de firmeza y claridad caen inmersos en vicios o malas costumbres.

Duele verles sucumbir, sufrir, deteriorar esa fuerza interior que les caracterizó cuando niños o peor aún ¡morir!. Por eso nunca deje de insistir pero hágalo con serenidad, con esa fe viva que viene de lo alto y sin mostrar debilidad.

Colóquelos en las manos de Dios y siga adelante sin desfallecer.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad