Publicidad
Publicidad
Sáb Dic 3 2016
21ºC
Actualizado 09:41 am

El renacer de la esperanza | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-08-12 05:00:00

El renacer de la esperanza

Dice Maquiavelo: “Cuando un príncipe dotado de prudencia ve que su fidelidad en las promesas se convierte en perjuicio suyo y que las ocasiones que lo determinaron a hacerlas no existen ya, no puede y aún no debe guardarlas, a no ser que él consienta en perderse.”
El renacer de la esperanza

En connivencia con lo anterior, en biografía de Tony Blair dice Philip Stephens: “Uno de los tópicos de la política es que en la cima no hay espacio para la amistad personal”, referido a distanciamientos de Blair con copartidarios amigos. Teniendo en cuenta el cambio permanente de un mundo en evolución, o mejor, en ebullición, y deseando que se conserve la ética en procedimientos y que sea en aras del bien común, bienvenida la enseñanza. Lo anterior con ocasión de sucesos en el cambio de Gobierno y la evidente y necesaria fijación de límites propiciada por el presidente Juan Manuel Santos.

En el libro “La tercera vía”, Blair escribe “Nuevas políticas para el nuevo siglo” y Santos complementa con “Una alternativa para Colombia”; tercera vía que Santos sintetiza diciendo: “el mercado hasta donde sea posible y el Estado hasta donde sea necesario. Dónde se traza la raya, depende de cada caso. Un error común ha sido darles demasiado juego a los mercados donde éstos no existen.” En frases sueltas de la obra leemos de Santos: “El Estado debe convertirse en un aliado eficaz de los ciudadanos para que sus esfuerzos individuales realmente puedan conducir a un mejoramiento de la calidad de sus vidas. Por eso el verdadero problema no es tanto la identificación de unos objetivos, ni siquiera en el debate ideológico. El verdadero reto está en que las instituciones del Estado se conviertan en instrumentos eficaces y eficientes para lograr un mayor bienestar social.”

“Se ha creído que los problemas sociales pueden resolverse con la promulgación de leyes y la creación de institutos de asistencia social, como si el desarrollo se pudiera decretar. Se olvida que de nada sirven las leyes si éstas no se cumplen. De la misma manera, de nada sirven las instituciones si no son efectivas. El problema no es tanto de insuficiencia de recursos sino de la inadecuada utilización de los disponibles. Corregir estas distorsiones es la función de un Buen Gobierno. Es también tarea de un Buen Gobierno administrar de manera pulcra y eficiente los recursos que, en forma de tributos, sustrae a los ciudadanos.”.

Son muchas más las ideas proferidas hace 11 años por Juan Manuel Santos, ahora Presidente; traigo algunas de las referidas al funcionamiento del estado porque: “sin Buen Gobierno todo lo demás es una entelequia.” Lo ejecutado hasta ahora parece encaminarse hacia un buen gobierno, empezando por el nombramiento del Gabinete Ministerial que, en forma casi unánime, ha sido de buen recibo. Y el caminar hacia la institucionalidad reanudando el diálogo Ejecutivo - Judicial; refrendado con las palabras del Ministro del Interior y de Justicia: “Nunca más el Gobierno controvertirá decisiones jurisdiccionales.”

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad