Publicidad
Publicidad
Sáb Dic 10 2016
20ºC
Actualizado 06:51 am

¿Bolívar hipertiroidiano? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-08-14 05:00:00

¿Bolívar hipertiroidiano?

¿Bolívar hipertiroidiano?

Jiménez López conceptuó que fue un genio, de gran talento, que no llegó nunca a la anormalidad. Uribe Cualla aseveró sus deslumbrantes cualidades, atributos de su constitución y su temperamento. Pablo A. Llinás planteó que la simpaticotonía fue el excitante perenne de su magno ideal. Gneco Mozo se opuso a la tesis del Hipertiroidismo. Edmundo Rico comentó favorablemente las posiciones de López de Meza, quien manifestó que “existe una perturbación del cuerpo tiroides, el hiperoidismo tenue que produce aquel fulgor de la mirada que tenía Bolívar, gran lucidez mental, fácil discurso, arrebatada imaginación e inquietud física y he pensado a veces si esto no habría en su índole, ya que en tales condiciones fisiológicas, la actividad se acompaña de notorio enflaquecimiento. Ningún otro signo hallo en él de esta anomalía, ni hipertrofia de la glándula, ni exoftalmia, ni suave cutis, ni temblor, sudor, se anotan a su cargo…”

La Academia Nacional de Medicina agotó el tema. Su médico final en Santa Marta anotó que su paciente no pudo bajar de la goleta que lo transportó, improvisaron silla de manos, tenía esputos verdes, sanguinolentos, tos y agotamiento. Prescribió “elíxir pectoral” compuesto de polvo de escila, émula, benjuí, regalía, anís, mirra, goma arábiga, azafrán y alcohol como excipiente. (Fuente: Antonio Reales en “Bolívar, Médicos y Medicinas”) El 11 de octubre demoró en Soledad, y fue llamado el médico Santiago Castelbondo para atenderlo, pero halló “abierta oposición de éste a lo que significara medicina hipocrática”. El Libertador no creía en los médicos ni en las medicinas que le daban, según escribió Peru de la Croix en su diario. En carta al General Urdaneta desde Soledad (16 de octubre) dice: “…Mi bilis se ha convertido en atrabilis, lo que ha influido en mi genio y carácter, ya soy esqueleto viviente…”

Su hiperactividad la reconoció cuando dijo: “Mi vida es demasiado activa veo con repugnancia los trabajos sedentarios. El bufete para mí es lugar de suplicio…”

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad