Las relaciones con Venezuela | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Dic 11 2017
21ºC
Actualizado 06:07 pm

Las relaciones con Venezuela | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-08-15 05:00:00

Las relaciones con Venezuela

El presidente Santos sigue dando sorpresas positivas. Despu茅s de haber sido uno de los m谩s duros cr铆ticos de Ch谩vez, e inclusive de haber aplaudido el intento de golpe de estado que le dieron, ahora le tiende la mano, lo invita a Santa Marta y en menos de dos d铆as como Presidente logra restablecer las relaciones pol铆ticas y comerciales entre los dos pa铆ses.
Las relaciones con Venezuela

Con este gesto, lo mismo que con el hecho simb贸lico de iniciar su mandato con una cordial reuni贸n con las Cortes de Justicia, Santos est谩 marcando un evidente cambio de rumbo frente al estilo camorrista y pendenciero de Uribe, lo cual ha desatado la airada reacci贸n de los furibistas. Para esos fan谩ticos Santos es, en el mejor de los casos, un iluso que se est谩 dejando embaucar por las mentiras de Ch谩vez o, en el extremo, un traidor que est谩 arriesgando la continuidad de la seguridad democr谩tica y poniendo los intereses comerciales por encima de la dignidad de la patria.

Ni lo uno ni lo otro. Lo que est谩 demostrando Santos es que es mucho m谩s estadista que su predecesor y que sabe que los canales del di谩logo y la diplomacia son m谩s efectivos que las amenazas y los discursos parroquiales en la OEA para disminuir la presencia de la guerrilla en territorio venezolano. Adem谩s, que no necesita armar cortinas de humo para tapar esc谩ndalos como las chuzadas del DAS o las fosas comunes en La Macarena.

Sin embargo, hacer las paces con Ch谩vez no significa que podamos volver a exportar 6.000 millones de d贸lares a Venezuela. Porque nuestras ventas al vecino dependen m谩s de sus propias condiciones macroecon贸micas que de diferencias ideol贸gicas con el socialismo bolivariano o de los cambios de opini贸n de su mandatario.

En efecto, a los que creen que las retaliaciones de Ch谩vez contra Colombia son la causa de la reducci贸n del comercio bilateral, hay que recordarles que en el 2002, cuando Ch谩vez ya era Presidente, solo vend铆amos a ese pa铆s 1.000 millones de d贸lares anuales; y que sin que el vecino hubiera cambiado su modelo econ贸mico llegamos a facturar 6.000 millones, aunque una parte de estas ventas eran operaciones ficticias realizadas para ganarse el enorme diferencial entre la tasa de cambio oficial y la del mercado paralelo.

La dr谩stica ca铆da de nuestras exportaciones a Venezuela s贸lo se explica en parte por las trabas adicionales que se impusieron a las importaciones desde Colombia. Otros dos factores incidieron en esa evoluci贸n. El primero, los controles cambiarios y el establecimiento de tasas de cambio diferenciales (como el d贸lar permuta), que hicieron m谩s dif铆ciles las operaciones de arbitraje de comprar d贸lares baratos para pagar importaciones y venderlos caros en el mercado paralelo. As铆 desparecieron las exportaciones ficticias y disminuyeron los env铆os de remesas de colombianos.

El segundo, la crisis internacional y los menores precios del petr贸leo, que indujeron un fuerte ajuste en las importaciones venezolanas que en el 2009 disminuyeron un 24% al pasar de 45.000 a 34.000 millones de d贸lares; en el primer trimestre del 2010 la reducci贸n fue todav铆a mayor y lleg贸 al 41%. Adem谩s, las reservas internacionales han ca铆do 14.000 millones de d贸lares y ahora s贸lo cubren menos de 10 meses de importaciones. En este contexto era imposible que Colombia pudiera mantener el volumen de sus exportaciones, as铆 como es imposible que se vuelva a esos niveles.

Algo similar ocurre en las zonas de frontera donde la reducci贸n del comercio se explica m谩s por la p茅rdida de la capacidad adquisitiva del consumidor venezolano que por las trabas diplom谩ticas. Por eso no ten铆a justificaci贸n la emergencia social declarada por Uribe, y bien har铆a el nuevo gobierno en derogarla antes de que la tumbe la Corte Constitucional.
Restablecer relaciones con Venezuela no es la soluci贸n m谩gica a los conflictos del vecindario, pero como dir谩 Pambel茅, es mejor tenerlas que no tenerlas.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad