Publicidad
Jue Mayo 25 2017
24ºC
Actualizado 08:54 am

Santander perdió uno de los más grandes | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-08-17 03:49:34

Santander perdió uno de los más grandes

Falleció en la mañana de ayer, a sus 70 años, el emblemático artista santandereano Guillermo Spinosa, cuya vida y obra plástica se han constituido en referente obligado para la historia del arte santandereano.
Santander perdió uno de los más grandes

La Alcaldía de Bucaramanga declaró el año pasado al maestro Spinosa como hijo ilustre de Bucaramanga, gesto con el que quiso hacer su reconocimiento al aporte que el artista hizo a la ciudad con sus obras, entre las que se cuentan varias icónicas esculturas que decoran la llamada ‘Ciudad Bonita’.

El camino de hormigas de la Puerta del Sol, el Clavijero ubicado en el Parque de los Niños, la baranda de protección del viaducto La Flora, son sólo algunos de los testimonios artísticos del maestro Spinosa, que conviven en total armonía con la ciudad y que han sido siempre motivo de orgullo de los bumangueses.

Obra contundente

Pueden ser muchos los apelativos con los que se intente describir o resumir la obra de Guillermo Spinosa, pero entre ellos seguramente destacará el de la contundencia de la misma.

Los trabajos de Spinosa, como su espíritu y su talante, son contundentes por la claridad con que se expresan, por la síntesis que contienen y por el vuelo interminable que pueden emprender, una vez el observador se apropia del objeto artístico creado por él.

Spinosa no era hombre de medios tonos, como no lo fue tampoco su obra artística. Era un ser de principios sólidos que expresaba en su conducta y en sus trabajos. La escultura le sirvió de muchas maneras para manifestar ese interior compacto como los elementos que siempre le gestaron.
Pero la pintura, de otra parte, le sirvió para expresar ese vuelo estético, la misteriosa sutileza del espíritu derivada en un trazo periférico ambiguo, inquietante, casi imperceptible, pero inolvidable.

El Clavijero

Para sus amigos más cercanos, Spinosa representa también la maestría de vivir, la lealtad, la humildad y la generosidad. Y en la proximidad de lo íntimo, dejaba asomar una casi secreta faceta musical. Una inclinación artística más. Otro devaneo del espíritu, esta vez con los sonidos.

Y por eso, para que sus esculturas no fueran sordas, ni mudas y para que la gente aprenda a querer, como lo enseña sin cesar Orlando Serrano, al único instrumento creado en Colombia, Spinosa hizo El Clavijero, una de sus obras cumbres y uno de los más queridos íconos artísticos de la Bucaramanga de finales del siglo XX.

Luto en el arte

Sin duda alguna, la pérdida del maestro Guillermo Spinosa representa uno de los momentos más dolorosos para el arte santandereano durante esta primera década del siglo XXI que ya termina.

La obra de Spinosa, que trascendió de los salones a las calles de la ciudad, estará siempre viva y tanto quienes saben apreciar el arte, como quienes agradecen las esculturas que el maestro dejó en las calles, puentes y autopistas de Bucaramanga, han hecho ya un llamado a las autoridades y a la comunidad en general, para que esta gran obra sea respetada y conservada como se lo merece.

Paz en la tumba del Maestro Guillermo Spinosa.

Opinan sus amigos

Luis Álvaro Mejía

“Yo estaba fuera del país y llegué hoy para encontrarme con esta terrible noticia. Guillermo Spinosa era un gran amigo y uno de los grandes pintores del departamento que supo hacer de lo cotidiano, lo elemental su principio de vivir. Que encontró en ello su forma de sentir la vida”.

Orlando Serrano

“La muerte de Guillermo Spinosa, era una muerte esperada porque estaba enfermo desde hace un tiempo; pero lo importante para recalcar es que Spinosa era un pintor que además de sus características estéticas, para él los valores nacionales eran muy importantes y fueron representados en la mayoría de sus obras. Quisiera destacar también la sobriedad y riqueza expresiva de los elementos. Hubo temas que lo caracterizaron siempre como lo fueron los tópicos musicales. Su obra de Don Quijote fue una de las más reconocidas. Fue un hombre muy afincado en los valores de la nacionalidad. Y algo muy importante y que no se nos debe olvidar es que a él se le debe el único monumento que existe en el país al instrumento nacional por excelencia, ‘El Clavijero’, del Parque de los Niños”.

Jairo Arenas

“Nos sentimos muy tristes, era un gran maestro, gran amigo y fue una lamentable pérdida. Fuimos muy amigos durante toda la vida y compartimos la música, la pintura, muchos momentos bellos; pero creo que ya estaba en unas condiciones muy terribles y lamentamos todo. Ahora lo único que nos queda es estar junto a Cecilia y todos sus hijos para acompañarlos en estos momentos”.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad