El rumor | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Dic 11 2017
20ºC
Actualizado 09:37 pm

El rumor | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-08-17 05:00:00

El rumor

El rumor

El rumor es un runrún alevoso que busca condicionar el comportamiento de un determinado grupo social para distorsionar, traicionera y deshonestamente, a la verdad.

Al rumor le gusta circular por entre las rendijas para correr por doquier sin que se sepa su origen y así poder causar más daño.

El rumor manipula, tergiversa, para que se crea en algo que no es cierto.

El rumor tiene por fin ocasionarle daño a alguien. Por eso sus herramientas son la murmuración, la injuria y la calumnia, para lograr destruir honras y arruinar reputaciones.

El rumor tiene por fin sustituir a la verdad para darle apariencia de certeza a especies falsas.

El rumor manipula a las noticias de prensa, las nutre de hechos y datos falsos para lograr su fin, el desinformar y alterar la verdad.

El rumor busca orientar sesgadamente corrientes de opinión sobre temas polémicos para crear tendencias ideológicas controvertidas que logren desviar la atención de la sociedad.

El rumor es indefinido y con base en sospechas posa de veraz para suplantar lo que es verdadero.

El rumor es flexible, maleable, para que no haya como probarlo y poder causar más daño a la víctima.

El rumor va y viene y se dispersa en el aire hiriendo letalmente a aquel contra quien va intencionalmente dirigido.

El rumor mezcla lo exagerado con lo inaudito, le añade lo difícilmente demostrable para generar incertidumbre y poder armar una falacia que acabe con su víctima.

El rumor acaba con honras y reputaciones y permite que la sociedad crea que es bueno y noble lo que es insano e innoble.

El rumor vuelve a la murmuración noticia. Es la golosina predilecta de aquellos que gustan de oír verdades fáciles, frívolas.

Quien edifica su vida en torno a la difusión de rumores y logra que la gente crea que el suyo es un oficio honesto, encubriendo la naturaleza misma de los rumores que crea, tiene una tabla de valores innobles, que no deben ser enaltecidos sino cuestionados.

Asombra que los periodistas caigan en la trampa y enaltezcan a aquel que deben cuestionar por aquello a lo que se dedica.

Y deja mucho que desear que una academia nacida como refugio de aquellos que fueron víctimas de rumores y murmuraciones -casa de estudios de mis afectos-, foro y tribuna de hombres libres, enaltezca a quien hace del rumor un ícono. Al darle tribuna, se está enalteciendo a las falacias.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad