Envejezca con dignidad | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Jue Dic 14 2017
24ºC
Actualizado 05:11 pm

Envejezca con dignidad | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-08-18 05:00:00

Envejezca con dignidad

Todo empieza negando los años. ¿Cuántos vas a cumplir? 25. Muchas mujeres se quedan en esta cifra, pues les parece pavoroso pasar de ella. Por nada del mundo serían capaces de aceptar que ya llegaron al famoso “tercer piso”.
Envejezca con dignidad

Están también las mujeres “cien por ciento botox”. Están tan cambiadas que parecen momias petrificadas. No se pueden reconocer, pues ni siquiera tienen expresión en su rostro, su cara quedó inmortalizada tras varias cirugías y retoques. Lo que ellas no saben es que aunque no tengan líneas de expresión en su rostro, las delata su cuello o sus manos. Pero como la ciencia va avanzando, ellas no descansan en invertir en la cirugía que sea necesaria.

Para tristeza de muchas y lo que muy pocas saben es que algunos hombres detestan este tipo de mujeres.

Pero no solo las mujeres le temen a la vejez; muchos hombres han terminado asumiendo una actitud de jóvenes adolescentes. Por eso acuden a la chaqueta de cuero, al cambio de look, incluso a pasar de su carro a una moto, pues quieren que la adrenalina sea el factor que los aleje de la vejez.

Para colmo de males actúan como niños y se torturan a diario creyendo que la impotencia sexual cada vez está más cerca. Por eso no es raro que usted termine viéndolos convertidos en “viejos verdes” con mujeres que perfectamente pueden ser sus hijas.

Aunque no lo crea también se requiere educación para aprender a envejecer con dignidad.

¿Por qué no envejecer dignamente como lo hace Julia Roberts que se negó rotundamente al botox?

En cortas palabras:

Diego Trujillo

Calvicie: masculinidad

Panza: Desaceleración del metabolismo

Impotencia: ¡Qué desgracia tan infinita!

Patas de gallina: Esa es la menos grave de todo

Desgracia: No saber envejecer con dignidad

Andropausia: Del griego ‘andro’ que significa varón y ‘pausia’ de cese. Es cesar de ser varón.

Tercera edad: “En la que estoy entrando yo”.

Sexo: Poco

Examen de próstata: La posibilidad de que a uno le termine gustando

Viejo verde: Todos los hombres después de los 40.

¡Qué desgracia tan infinita!

Para cualquier hombre el miedo empieza cuando se acercan los cuarenta. Así le sucedió al actor bogotano Diego Trujillo. Ese día sintió que se estaba poniendo viejo. Después de ese estado de crisis existencial por el que tuvo que atravesar, empezó a recopilar a partir de experiencias propias y de sus amigos más cercanos, lo que sería su nuevo stand up comedy ‘Qué desgracia tan infinita’.

”A esa edad supe que tenía que hacerme el examen de próstata, que debía hacerlo una vez al año y lo peor era tener que aceptar que podría terminar disfrutándolo”, comenta entre risas el actor.

Vanguardia Liberal le preguntó a Diego Trujillo, sobre los mayores temores de los hombres con el paso de los años y no dudó un segundo en responder: “la impotencia”.

“Los hombres somos básicamente machistas, tenemos ese problema grave, ir perdiendo potencia, no somos capaces de aceptar el paso del tiempo, queremos seguir sintiéndonos jóvenes, vistiéndonos como jóvenes, comprando carro deportivo o moto,  y no nos permitimos envejecer “, agrega Trujillo.

¿Y qué opina Diego Trujillo de las mujeres que están cargadas de botox y cantidad de cirugías para negarse a envejecer?

“Me parece detestable, desagradable, que una persona se impida envejecer, no hay nada mejor que tener una vida sana y saludable, contrario a negarse a aceptar que pasa el tiempo”.

Precisamente el tema de envejecer con dignidad será el eje central de este actor bogotano que se presentará a finales de este mes en el Auditorio Luis A. Calvo.

¿Cómo podría comparar la angustia que representa para una mujer envejecer, a diferencia de las de un hombre?

“Somos distintos hasta en eso, en el hecho de envejecer. Me parece que para las mujeres es más amable el proceso de envejecimiento. Ellas logran superar la vanidad, descubren que pueden envejecer porque les llega la menopausia, pero a los hombres tristemente empieza a no “parárseles. A los 40 solo queda morirse, morirse de la risa”, agrega Trujillo.

¿Y cómo se ve Diego en diez o veinte años?

“Me veo muy vital y quiero llegar a ser viejo, vivir esa experiencia”, concluye el actor.

 

preguntas y respuestas

Víctor Pedroza

Psicólogo especialista en temas de tercera edad

¿Por qué empezamos a quitarnos los años?

En primera instancia la vejez siempre la hemos aceptado como un problema natural, pero emana de una sociedad que vive de la apariencia, que vende la imagen del 90 60, 90, de lo atractivo o  sensual que puede ser una persona. Por eso es que una persona arrugada no está dentro de esos parámetros. El sexo o la sensualidad está movida por cánones de belleza occidental, eso hace que se produzca disonancia cognoscitiva, es decir, creer en lo que no coincide con la realidad.Por eso es que las personas acuden a las famosas ayuditas, y no es que esté mal, pero todo en exceso sí.Se vive de la conciencia colectiva de la gente, si una amiga se hizo una cirugía la otra ya quiere hacérsela también. De no hacérsela, ella piensa que está envejeciendo y que en efecto el hombre la va a cambiar. Al final de tantos arreglos terminan como muñecos y no como personas.

¿Qué pasa con este tipo de personas que viven todo el tiempo pendientes de su edad? Son personas que no tiene claros los valores personales, entonces se rigen por la imagen, se dejan influenciar por el sistema comercial. Si no están como el resto de las personas, no están bien, si no va acorde con el sistema no están bien, son personas altamente emocionales que manejan altos niveles de inseguridad. Son personas que no se sienten bien con lo que tienen, concentran sus niveles de valores en las apariencias. Eso obviamente tiene un golpe grande en su dignidad, sobre todo cuando tienen una o más arrugas.

¿Hace falta educación para envejecer con dignidad? Totalmente. Es bueno tener claro que una niña de 15 o 20 años puede tener lozanía pero no tiene la experiencia o madurez de una mujer de 30 y la de 30 años no ha vivido lo que ha vivido la de 40 y así sucesivamente. El asunto es empezar a recuperar los valores.


Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad