Publicidad
Publicidad
Mié Dic 7 2016
19ºC
Actualizado 07:36 am

HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-08-18 05:00:00

HAGASE OIR

HAGASE OIR

Un Presidente sin el respaldo de las organizaciones políticas, de las organizaciones sindicales, del clero, de la prensa, de las Fuerzas Armadas, del Parlamento, de los grupos económicos, no es capaz de enderezar una nación.

Para lograr ese propósito se necesita el concurso de todos, sin distingos de ninguna naturaleza. Dejemos de pelear, de criticar, de calumniar, de ver enemigos por todas partes, inclusive en territorios extranjeros. Ocupemos el tiempo en trabajar, escribir, leer, querer y respetar al prójimo. Seamos tolerantes. Aceptemos las diferencias, pues no todos podemos ser iguales. Y otra cosa, de pronto la más importante: seamos honrados, todos. Honrados en el taller, la fábrica, la oficina, el consultorio, el negocio, en todas partes en donde actuemos. Si procedemos así, se salvará Colombia del naufragio. Creo no equivocarme en lo que afirmo.

Guillermo Reyes Jurado

El POT es para violarlo

En Bucaramanga y el área metropolitana, amigo lector es más fácil que den permiso a un ciudadano de colocar un prostíbulo, sala de masajes X, una licorera o un bar de mala muerte en su barrio residencial o cerca de una universidad, colegio o guardería o por los alrededores de una clínica u hospital, a que den permiso a usted para una heladería, papelería, almacén o restaurante.

Son cuatro los sectores autorizados por el POT para ubicación de casa de lenocinio o prostíbulos, hoy los vemos en sectores residenciales no autorizados.  Ochenta metros es la distancia mínima que debe existir entre colegios, iglesias, o centros de salud y bares, tabernas, licoreras y discotecas.

Durante muchos años se afirmó que los problemas del desordenado crecimiento y errática planificación de las áreas urbanas de los municipios colombianos, se solucionaría en el momento en que se expidiera para cada uno de ellos su respectivo Plan de Ordenamiento Territorial (POT). Por fin algún día se comenzó el trabajo de redacción y concertación del POT de cada municipio y luego hizo su tránsito por los respectivos Concejos Municipales. Mientras se tramitaba en el Concejo de cada municipio, hubo demasiadas presiones del más diverso orden y como los concejales han sido y son tan complacientes con ese terrible pecado de nuestra democracia llamado “presiones” lo que se expidió fue un conjunto inarmónico, desordenado, contradictorio e incoherente de normas urbanística.

Rafael Rodriguez González

Educamos y mal educamos

Enseñamos al alumnado a no pelearse “a la salida” pero también le enseñamos en los colegios a ponerse los guantes como si este fuera el único deporte existente.

Enseñamos a nuestros hijos a cuidar su organismo,  su estado físico; también le enseñamos a ingerir licor para que sean “hombrecitos” desde temprana edad.

Enseñamos a cuidar los animales, respetarlos; también llevamos a nuestros hijos de la mano a presenciar asesinatos de animales indefensos  acorralados dentro de circos de toros, peleas de gallos, combate de canes.

Enseñamos la no violencia contra nuestros semejantes, pero nos deleitamos junto con nuestros hijos viendo violencia televisiva y auspiciando creación de películas y telenovelas  violentas.

Enseñamos caridad con nuestros semejantes, pero cuando hay abundancia de leche la botamos; y los gobernantes no facilitan el transporte desde los campos y veredas en donde se pierden  productos por carencia de vías.

Predicamos en contra  de la corrupción administrativa en campaña política, pero cuando logramos la curul, pedimos participación del 10% de cada contrato como si fuera Ley.

Este es “El mundo de las contradicciones”

Fabio a. Ribero Uribe

Lamentable

Bucaramanga era una ciudad que bien merecía llamarse “ciudad bonita”, por sus bellezas que albergaba, sus calles limpias, las vías bien pavimentadas. Lamentablemente las administraciones pasadas y la actual, dejan mucho que desear.

En este caso, en la calle 33 entre 26 y 28, el nuevo pavimento es absolutamente vergonzoso; falto de criterio para que un ingeniero civil entregue tal obra. Este  es un breve ejemplo. Es hora de que la veeduría ciudadana comience a actuar y los habitantes que quieren a esta bella ciudad, también lo hagan.

Jorge Arturo

Ramírez Solano

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad