No intentes cambiarlo, √©l no piensa como t√ļ | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mié Dic 13 2017
22ºC
Actualizado 05:55 pm

No intentes cambiarlo, √©l no piensa como t√ļ | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-08-19 05:00:00

No intentes cambiarlo, √©l no piensa como t√ļ

Det√©ngase a pensar qu√© ser√≠a lo primero que usted le cambiar√≠a a su pareja. Haga una lista minuciosa, que no se le escape un solo detalle. Despu√©s lea en voz alta las anotaciones. ¬ŅCu√°ntas cosas quisiera cambiarle?
No intentes cambiarlo, √©l no piensa como t√ļ

Es posible que muchas, si en este caso quiere que él sea una copia intacta de lo que es usted.

Pero antes de querer cambiarlo, debe empezar por analizar hasta qué punto está en sus manos esa transformación.

No es que ¬ď√°rbol que nace torcido, jam√°s su tronco endereza¬Ē, o que ¬ďloro viejo, no aprende a hablar¬Ē, pero el cambio s√≥lo se da si la otra persona se lo propone a s√≠ mismo.

Contrario es que usted quiera cambiarlo, moldearlo, y hacerlo a su antojo como si fuera un robot. Nada de eso.

Y mucho menos que usted quiera que su pareja piense como usted.

Si está pensando así lo mejor es que deseche toda esperanza, rompa la lista y entienda que su pareja nunca será como usted la idealiza.

Si pudieran cambiarlo en photoshop lo harían

Muchas personas serían capaces de cambiarle a su pareja desde la forma de vestir, hasta la forma de peinarse, de caminar, de saludar.

Si tuvieran un programa digital, lo harían. Le cambiarían no solo ciertos rasgos físicos sino todo lo que tuvieran a su alcance.

Si usted piensa así es hora de que se detenga a evaluar cuál es el motivo para querer cambiar al otro cien por ciento.

Seg√ļn explic√≥ el psic√≥logo Miguel √Āngel C√°rdenas, lo anterior es un reflejo de insatisfacci√≥n hacia la forma de vida del otro. ¬ďCuando la balanza se inclina m√°s hacia las cosas que quiero cambiar del otro, es un signo claro de que no hay nada m√°s que hacer, que no va m√°s la relaci√≥n. Este tipo de personas nunca van a estar satisfechos por el otro, pues as√≠ √©l o ella cambien, seguir√°n encontr√°ndole otros detalles por transformarle¬Ē. Para el psic√≥logo Juan Gabriel S√°nchez, ¬ďes una falta de respeto querer transformar al otro, eso es se√Īal de que no lo quiero como es, con su forma de pensar, de actuar y vivir. Amar es respetarle sus diferencias, es asumirlas, es adaptarme y vivir de lo que es el otro¬Ē.

 

preguntas y respuestas

Miguel √Āngel C√°rdenas

Psicólogo de Familia

¬ŅQu√© pasa cuando una de las partes en una re-laci√≥n se empecina en querer cambiar al otro? Eso es se√Īal de que la persona no est√° conforme con la forma de ser de la pareja. Al pretender cambiarlo no est√° tolerando las diferencias que pueden existir entre los dos. Principalmente se pone a prueba ese respeto por la forma de ser de la otra persona, por su identidad. Es normal que una persona quiera que la otra cambie, pero tampoco se debe pretender que sea igual a m√≠. Cuando se pretenden cambios exagerados se est√° desconociendo la individualidad del otro. Es entrar a replantarnos hasta qu√© punto es tan grande mi amor por el otro que no le veo problema por ciertos detalles.

¬ŅC√≥mo aterrizar a una persona que vive presionando a su pareja para que cambie del cielo a la tierra? Las dos personas deben complementarse, pues a partir de sus diferencias se logra ese equilibrio. Es muy dif√≠cil que la persona que tiene esa forma de pensar llegue a hacer un cambio en su concepci√≥n de vida respecto a la pareja. Ese tipo de personas est√°n acostumbradas a ser el centro de atenci√≥n de la relaci√≥n y esa es la parte complicada que hay que entrar a revisar.

¬ŅQu√© cosas puntuales s√≠ podemos modificar en pareja?

La vida de pareja implica unos ajustes y esos ajustes est√°n encaminados al respeto por la otra persona. Esa parte no se puede obviar. Lo cierto es que a medida que se convive con el otro y se comparte tiempo juntos, se van evidenciando ciertas cosas que muchas veces no se soportan. Pero existen ciertos detalles normales que se pueden modificar, y cuando hablamos de normales nos referimos a esas cosas que al cambiarlas, le permitir√°n al otro seguir siendo libre, sin perder identidad y gustos. En ocasiones implica que las dos partes tengan que ceder o modificar conductas para lograr ese punto de equilibrio.

Juan Gabriel S√°nchez

Psicólogo

¬ŅQu√© pasa cuando una persona quiere cambiar al otro del cielo a la tierra? Tanto el que cambia como el que se deja cambiar est√°n asumiendo posiciones graves.

Es claro que una persona puede cambiar constantemente si así se lo propone. Está mal el que se queda siempre en una misma postura y no evoluciona. Lo que debe quedar claro es que el que cambia lo hace porque quiere y no porque la pareja lo desea. No se cambia por el acomodo del otro.

También comete un grave error el que quiere cambiar al otro porque pretende moldearlo a su forma de ser y no lo está respetando en su condición y estructura psicológica. No puedo cambiar los hábitos del otro, solo si esa persona sabe que es lo mejor para él cambia.  Está mal el que cambia y muy mal el que se deja cambiar por el capricho de otro.

¬ŅCu√°les son las consecuencias que generan querer un cambio dr√°stico en el otro? Una persona puede cambiar como nosotros queramos, pero tarde o temprano se despierta y se da cuenta de que no debi√≥ ceder a los caprichos del otro. Para la persona que quiso el cambio se va a dar el efecto pigmali√≥n, que quiere decir que no resultar√° ese cambio. La forma de ser aflora por cualquier lado, pues la personalidad siempre ser√° m√°s fuerte y tambi√©n ayudar√°n las circunstancias.

Consecuencias

1.Se llega a un punto de intolerancia tan alta que las dos partes tarde o temprano empiezan a sentirse mal.

2.Se cae en la cantaleta, en el ir y venir de exigencias constantes, hasta el punto de que la otra persona sienta que no llena las expectativas de su pareja.

3.Se cae en la falta de respeto. Es atropellar al otro, pasar por encima de su individualidad.

4.La causal m√°s grave de este comportamiento es el divorcio.

No cometa errores

1.No sea reiterativo, no caiga en la cantaleta. Terminará emitiendo el mismo discurso día y noche.

2.No caiga en el rega√Īo o la falta de respeto. Las palabras ofensivas hacen mella en el coraz√≥n y la autoestima del otro. Seguramente terminar√°n en una discusi√≥n grave.

3.No asuma la actitud del otro si él o ella no muestran un cambio. Eso los hará cambiar de rumbo.

4.Mida sus palabras y exigencias. De no hacerlo el otro sentirá que usted no está satisfecho con él o con ella.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad