La masculinidad dominante | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-08-19 05:00:00

La masculinidad dominante

Se registran en Bucaramanga, preocupantes cifras de accidentes de tr谩nsito cuyos responsables y damnificados de manera predominante son hombres j贸venes que conducen autos o motocicletas sin respeto a las normas ni a las reglas. Esta puede ser una visi贸n de la situaci贸n, pero adem谩s puede existir otra mirada, desde el lente del an谩lisis de g茅nero.
La masculinidad dominante

驴Cu谩l es ese enfoque? 驴Qu茅 aporta? El enfoque de g茅nero plantea que la mayor铆a de los hombres en nuestra cultura han sido educados para competir y para asumir comportamientos de riesgo y peligro que muchas veces los lesionan y que estas conductas t铆picas los hacen sentir viriles y diferentes de las mujeres. A ellos desde temprana edad se les ha alentado para que se sientan 聯machos聰 y que no sean como 聯las nenas聰. Se les socializa en la familia, en las instituciones educativas y en los medios de comunicaci贸n para que los hombres desde la infancia act煤en con fuerza y rudeza.

Esto es ser hombres de verdad, alejados del cuidado y de la delicadeza, porque ese ser铆a comportamiento afeminado. Y se lo han cre铆do una gran mayor铆a, y parece que m谩s aqu铆 en Santander. Muchos se ufanan de conducir ebrios y compiten con los otros hombres y con las mujeres para mostrar qui茅n conduce a mayor velocidad, porque esto es 聯cosa de machos聰. Y seg煤n este an谩lisis, se ven los resultados en forma de accidentes de motos y de carros, que van dejando muertos o personas que quedan con lesiones de por vida. En varios casos ellos mismos son los principales lesionados. Seg煤n mi punto de vista enmarcado en el an谩lisis de g茅nero, estos accidentes no son cosa del azar, sino que est谩n anclados en la educaci贸n que reciben como varones que los vuelven agresivos y machistas.

Esta educaci贸n se puede modificar; es asunto cultural, ya que se basa en la repetici贸n de patrones r铆gidos sobre c贸mo ser hombres y estos modelos culturales se van trasmitiendo de generaci贸n a generaci贸n. Pero es posible ir trasformando esta cultura聽 con el dise帽o y puesta en pr谩ctica de pol铆ticas p煤blicas que incentiven desde el sector educativo enfoques que aporten una educaci贸n afectiva para los ni帽os y los j贸venes, orientada a gestar una masculinidad diferente, que construya un hombre m谩s humanizado.

Pregunto si esto lo estamos haciendo, pues las evidencias de comportamientos con agresividad, altos 铆ndices de accidentalidad y presencia de diferentes violencias producidas por poblaci贸n masculina joven y adulta no muestra resultados alentadores.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad