La realidad de la feria | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-08-20 05:00:00

La realidad de la feria

Las ferias son una vitrina concentrada de productores para ofrecer sus mercancías a compradores que puedan encontrar una amplia gama de artículos reunidos para poder adquirirlos con alguna ventaja sobre el mercado en general.
La realidad de la feria

La del libro, es la agrupación de editoriales o comercializadoras que muestran lo que tienen para la venta, dándoles a los compradores la posibilidad de ver reunida una enorme oferta.

Se aspira a que en una feria se den precios especiales de promoción, se muestren productos que muchas veces no se pueden encontrar en condiciones normales del mercado o simplemente se pueda rematar el hueso, como se llama al artículo no vendido en épocas ordinarias.

Sentimos que en la XXIII Feria Internacional del Libro esto fue lo que se hizo; se sacó el hueso, intentando venderlo a los mismos precios del mercado común, sin ningún beneficio para el comprador.

Santander se exhibió con el stand de la UIS, lamentablemente muy mal atendido, manejado al estilo del sector público, sin que pareciera que tuviera doliente, contrastando con el del Libro Total, atendido personalmente por sus directivos que no escatimaron esfuerzo en promocionar un producto que es gratuito y además está al alcance de todos.

La virtualidad escasísima, pobre y poco novedosa, excepto la demostración de un tablero de clase para el mundo moderno que asombra por su versatilidad.

Si bien valió la pena hacer el viaje para ver la Feria, la cosa no fue descrestadora, destacándose la Librería Panamericana que fue quizás de los únicos expositores que exhibió productos a bajo costo y muy variados, con una calidad muy difícil de evaluar, aunque a nosotros nos pareció relativamente buena.

En fin, se trató de una demostración de nuestro mundo editorial,  que si lo comparamos incluso con otros países latinoamericanos, no es tan bueno como se nos quiere hacer ver, pero tampoco tan malo como para avergonzarnos.

El anhelo de precios bajos en la oferta de libros en Colombia no se verá realizado en mucho tiempo; de modo que queda en pie la piratería o el pago de la oferta editorial  como si fueran piezas de una joyería elegante.

 

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad