Publicidad
Publicidad
Jue Sep 29 2016
18ºC
Actualizado 09:22 pm

Presos en huelga de hambre: un derecho, pero también un riesgo | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-07-13 00:09:34

Presos en huelga de hambre: un derecho, pero también un riesgo

"La decisi√≥n de no ingerir alimentos es (...) una conducta que puede tener consecuencias riesgosas para la salud del individuo, pero ello no la convierte en una conducta prohibida": Corte Constitucional. El hacinamiento en las prisiones se ha convertido en un dolor de cabeza, no s√≥lo para las autoridades, sino tambi√©n de los internos quienes asimilan las c√°rceles como el ¬ďinfierno¬Ē. ¬ďNo ingerir alimentos (huelga de hambre) representa una expresi√≥n del derecho al libre desarrollo de la personalidad¬Ē: Corte Constitucional.
Presos en huelga de hambre: un derecho, pero también un riesgo

El hacinamiento, las malas condiciones higiénicas, el descontento con la justicia y la necesidad de aligerar procesos judiciales son algunas de las razones en que la población carcelaria del país sustenta sus inconformidades, muchas traducidas en huelgas de hambre.

Este √ļltimo escenario es precisamente el que encuadra la situaci√≥n de desobediencia civil que hoy reivindica la Corte Constitucional a trav√©s de una tutela y donde se sienta un importante precedente a favor de los detenidos.

¬ďNo ingerir alimentos representa una expresi√≥n del derecho al libre desarrollo de la personalidad¬Ē, se√Īal√≥ la Corte al echar abajo la sanci√≥n que hace dos a√Īos le impusieron las directivas de la penitenciar√≠a de alta y mediana seguridad de La Dorada, Caldas, a Fabio Garc√≠a Chaverra, un interno que vio en la huelga de hambre una posibilidad de persuadir a las autoridades carcelarias.

El 14 de noviembre de 2006, Fabio Garc√≠a ¬Ėrecuerda el alto tribunal- se uni√≥ a varios internos que adelantaban una huelga de hambre para -en su caso- protestar por las ¬ďcondiciones sanitarias indignas¬Ē, la demora injustificada en la aplicaci√≥n de un beneficio de 72 horas que en su concepto le correspond√≠a, y el hacinamiento que seg√ļn el ministro del interior a nivel nacional supera los 14 mil internos.

Esa manifestaci√≥n fue reprimida por las directivas del penal cinco meses despu√©s -25 de abril de 2007-, con la disminuci√≥n de 20 d√≠as de redenci√≥n (resoluci√≥n 0260 de febrero de 2007), seg√ļn consta en la sentencia.

Esa fue una violaci√≥n a las normas que rigen el centro carcelario, se√Īalaron al sustentar la medida. ¬ďNo fue una represalia en su contra originada en la huelga misma¬Ē, a√Īadieron.
   
Una pesadilla
Una población carcelaria que supera en 14 mil personas los cupos en los penales, reclama soluciones a los problemas de hacinamiento. Como Fabio, son muchos los internos que desesperados hacen oír sus voces a través de los fallos judiciales. Uno de los casos que más ha impactado, es el de *Roberto, un joven que ingresó a la cárcel por un error cuyas consecuencias no midió.

Su relato pone los pelos de punta, pues a pesar de su condici√≥n homosexual, reclama el derecho al respeto por parte de sus compa√Īeros quienes en varias ocasiones buscaron abusar de √©l.

¬ďEstoy durmiendo en estos momentos en la entrada de los ba√Īos, ya que el hacinamiento es mucho, siempre (...) llega alg√ļn interno a joderme (sic) a perturbarme y a querer obligarme a que les haga sexo oral¬Ē, se√Īal√≥ este hombre, un preso que en 2004 decidi√≥ revelar su condici√≥n sexual por el maltrato del que era v√≠ctima en prisi√≥n.

Roberto pens√≥ que despu√©s de haber logrado su traslado, podr√≠a comenzar de ceros y en un lugar donde tal vez no iba a ser asediado por sus compa√Īeros de reclusi√≥n. Pero no fue as√≠, lleg√≥ a la c√°rcel de Chaparral, Tolima, donde vivi√≥ esta pesadilla.

¬ďCuando llen√© un formato de traslado, en la c√°rcel nacional La Modelo, solicit√© para la C√°rcel de El Espinal, Tolima, ya que all√≠ podr√≠a convivir sin ning√ļn problema, puesto que hay varios homosexuales y viven sin ning√ļn problema en el patio 5¬į, pero fui tra√≠do para la C√°rcel de Chaparral, donde tuve los mismos problemas de convivencia¬Ē, agreg√≥.

Casos como éste han motivado enérgicos pronunciamientos por parte de organismos de control como la Procuraduría, entidad para la cual el hacinamiento lleva a que los presos sean tratados como objetos o productos.

¬ďEste fen√≥meno pone en entredicho la aplicaci√≥n de la ley de ejecuci√≥n penal¬Ē, consider√≥ el Ministerio P√ļblico al referirse a las violaciones a los derechos fundamentales de los privados de libertad, adem√°s de ¬ďsometer a la guardia carcelaria a trabajar bajo condiciones de alt√≠simo riesgo¬Ē, seg√ļn un informe editado a finales de 2004 por el organismo de control.

Riesgo al cual también hace mención la Corte Constitucional, y el que, si bien pone en peligro al individuo, también -dice- hace parte de su autodeterminación.

Por lo menos as√≠ lo consign√≥ en un fallo de tutela de junio pasado en el que manifiesta que ¬ďen ciertas circunstancias, la Constituci√≥n permite protestar contra las normas que se aplican o para que otras sean aplicadas debidamente¬Ē.

Y agrega: ¬ďla decisi√≥n de no ingerir alimentos es (...) una conducta que puede tener consecuencias riesgosas para la salud del individuo, pero, ello no la convierte en una conducta prohibida¬Ē, consider√≥ la Corte Constitucional al respaldar la huelga de hambre de los presos.

Pero el pronunciamiento va m√°s all√° pues establece que ¬ďlos individuos no s√≥lo pueden, sino que tienen el derecho de colocarse autorresponsablemente en situaciones que otros consideran inconvenientes o riesgosas¬Ē.
   
UN RIESGO Y UN DERECHO
Once nuevas cárceles serán construidas para tratar de solucionar el problema de hacinamiento.Estas mismas circunstancias son las que preocupan a especialistas como el doctor Jorge Hernández, epidemiólogo de la Secretaría de Salud de Bogotá, para quien las personas que se someten a huelgas de hambre corren un riesgo inminente después 48 de horas sin consumir alimentos.

¬ďEl ser humano que se expone a esta situaci√≥n puede verse altamente afectado debido a que el cuerpo humano puede presentar reacciones inversas a lo normal¬Ē, dijo el especialista.

En estos casos -recomendó- deben ingerir líquidos para evitar estados de coma o paros cardiacos o respiratorios.

¬ďEl organismo, al no consumir alimentos, echa mano de las reservas e carbohidratos y gluc√≥geno presentes en el h√≠gado. La persona que lleva m√°s de seis horas sin comer comienza a presentar dolor de cabeza, debido a que los niveles de glucosa de la sangre comienzan a descender¬Ē, agreg√≥.

Pero si la abstinencia dura más de dos días las reservas de grasa empiezan a escasear. En ese sentido, quien no tenga buenos niveles de grasa verá deteriorada su salud mucho más rápido.

Para poder recuperar a una persona afectada físicamente por la no ingestión de alimentos, dependerá mucho del grado de hidratación que presente.
Si la persona pierde sodio y potasio debe ser hidratada con suero, omitiendo en un inicio el suministro de líquidos oralmente, pues de lo contrario podría registrarse una bronco neumonía.

Si el implicado no está tomando líquidos, puede morir entre las primeras 48 ó 72 horas. En caso contrario pueden transcurrir de cinco a seis días para que comience a presentar los primeros síntomas de desnutrición, puesto que comienza a hacer uso de sus reservas de grasa.

Para el caso de las personas que est√°n realizando una huelga de hambre, dependiendo de sus condiciones f√≠sicas espec√≠ficas ¬Ėsi por ejemplo han fumado o tienen otros factores de riesgo como hipertensi√≥n o desnutrici√≥n-, despu√©s del s√©ptimo d√≠a ya est√° entrando en uso de sus reservas de grasas y hacia el onceavo podr√≠a decirse que tienen un alto riesgo de morir.
   
DERECHO CON L√ćMITES
En todo caso ¬Ėaclar√≥ la Corte- ¬ďel desobediente civil debe abstenerse de realizar cualquier lesi√≥n en las personas o menoscabo de sus derechos, as√≠ como de hacer da√Īo a las cosas¬Ē.

¬ďLa participaci√≥n en una huelga de hambre, puede en efecto darse en ejercicio del derecho de resistencia, como forma de disentir y protestar, para advertir la deficiencia o incumplimiento de principios superiores de rango constitucional¬Ē, se√Īal√≥ la Corte.

En todo caso ¬Ėprecis√≥ la sentencia- el aval por parte de las autoridades a ese tipo de manifestaciones s√≥lo procede si se cuentan de manera clara y precisa los aspectos constitucionales vulnerados, los cuales, no podr√°n reclamarse en ning√ļn caso a trav√©s de la violencia.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad