El detr√°s de c√°maras de las ri√Īas en la ciudad | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mar Dic 12 2017
25ºC
Actualizado 03:53 pm

El detr√°s de c√°maras de las ri√Īas en la ciudad | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-08-22 05:00:00

El detr√°s de c√°maras de las ri√Īas en la ciudad

Reporte de ri√Īas y enfrentamientos a la L√≠nea 123, persecuciones, capturas y una ronda por las Estaciones de Polic√≠a de la ciudad, fueron registradas por Vanguardia Liberal junto a las autoridades la noche del s√°bado y la madrugada del domingo. Estas fueron algunas de las situaciones que se presentaron en la ciudad en 10 horas de actividad nocturna.
El detr√°s de c√°maras de las ri√Īas en la ciudad

La cita que Andr√©s Due√Īas Gal√°n, de 23 a√Īos, ten√≠a con su novia y unos amigos el s√°bado por la noche nunca se cumpli√≥. Alias ¬ĎVidrios¬í, fue el encargado, al parecer, de quitarle su √ļltimo respiro.

Due√Īas Gal√°n s√≥lo alcanz√≥ a llegar a la esquina de un restaurante ubicado en la calle 203 con carrera 40 del barrio Los Andes, cuando se encontr√≥ con ¬ĎVidrios¬í. All√≠ seg√ļn los vecinos, tuvieron un intercambio de palabras, insultos y amenazas.

¬ď¬ĎVidrios¬í estaba como loco¬Ē, dijo una mujer del barrio. ¬ďCreo que estaba trabado porque ten√≠a cara de odio. Ten√≠a ganas de pelear, como siempre. Andaba que se daba con alguien¬Ē, a√Īadi√≥.

Por varios minutos el tropel fue calmado y los j√≥venes se separaron. Due√Īas Gal√°n se mont√≥ en una motocicleta y aceler√≥ para irse del lugar. ¬ĎVidrios¬í, relataron los testigos, entr√≥ al restaurante.

De un momento a otro se oy√≥ una fuerte frenada de la motocicleta en toda la cuadra. ¬ĎVidrios¬í, al parecer, sali√≥ disparado del restaurante, salt√≥ sobre Due√Īas, alz√≥ su mano derecha y con fuerza enterr√≥ una primera cuchillada en el pecho del joven. Sin respirar, sac√≥ el cuchillo y con pulso acert√≥ en el coraz√≥n de Due√Īas otra pu√Īalada.

El cuerpo de la víctima se descolgó de la motocicleta y el presunto victimario se dio a la fuga. Unas cuadras adelante fue detenido por la Policía.

Finalmente, lleg√≥ una de las amigas que hab√≠a quedado de encontrarse con Due√Īas y al ver a su amigo temblando y sangrando en la calle, corri√≥ a auxiliarlo. ¬ďGrit√© para pedir ayuda. S√≥lo vino una persona. Alc√© a Andr√©s de la parte de arriba y la otra persona lo cogi√≥ de los pies. Lo montamos a un carro y nos fuimos para la cl√≠nica. En una curva cerr√≥ sus ojos y muri√≥¬Ē.

Lo poco que se conoce de alias ¬ĎVidrios¬í, seg√ļn relataron residentes del sector, es que no le gustaba que alguien se le atravesara en su andar, que buscaba problemas todo el tiempo y que no o√≠a consejos de nadie. De Andr√©s Due√Īas les queda que fue un buen compa√Īero, un mec√°nico excelente y buen mozo.

La ley del m√°s fuerte, al parecer, volvi√≥ a imperar en este caso, as√≠ como en los 77 sucesos fatales que a la fecha han sido registrados por las autoridades en lo que va del a√Īo. ¬†

Esta historia como otras acontecidas la noche del sábado y la madrugada del domingo, fueron registradas por Vanguardia Liberal y la Policía Metropolitana de Bucaramanga. Durante casi 10 horas de recorrido se sumaron otros casos también marcados por la intolerancia y las agresiones.

8:30 p.m.: Pelea entre Andr√©s y alias ¬ĎVidrios¬í

Cuando llegu√© a encontrarme en el Comando de la Polic√≠a de Bucaramanga con el grupo de patrulleros de la L√≠nea 123 que tomaba el turno de las 9:00 de la noche del¬† s√°bado hasta las 7:00 de la ma√Īana del domingo, la pelea entre Andr√©s y ¬ĎVidrios¬í ya era hist√≥rica.

Ni los polic√≠as ni yo ten√≠amos conocimiento de lo ocurrido. Sin embargo, sab√≠amos que la noche ser√≠a dura y que otras ri√Īas se registrar√≠an especialmente en la madrugada del domingo.

Luego de la formaci√≥n de los polic√≠as en la sala del Sistema Integrado de Emergencias y Seguridad de la Polic√≠a 123, coordinada por el Teniente Coronel William Fandi√Īo Quintero, todos tomaron sus puestos de control.

El foco de atenci√≥n esa noche era Gir√≥n, que se encontraba de fiestas. El Teniente Fandi√Īo les record√≥ que durante todo el fin de semana habr√≠a restricci√≥n en la circulaci√≥n de motocicletas y que a lo mejor, muchas peleas y accidentes se registrar√≠an por el exceso en el consumo de alcohol.

Para poder o√≠r las llamadas, el Teniente instal√≥ en el computador del patrullero Cristian C√°ceres unos parlantes. Otro patrullero desde su computador y con el micr√≥fono de diadema me dijo: ¬ďYa hay varios casos. Parece que hubo un muerto en Floridablanca¬Ē.

Decid√≠ indagar y me encontr√© con el caso de Andr√©s y ¬ĎVidrios¬í. No sab√≠a qui√©n hab√≠a sido el herido y menos su agresor. Hasta ese momento se conoc√≠a que, al parecer, hab√≠a un capturado y un hombre muerto por dos pu√Īaladas en el pecho.

¬ďPatrullero C√°ceres buenas noches, ¬Ņen qu√© puedo ayudarlo?¬Ē. As√≠ respondi√≥ este polic√≠a la primera llamada de la noche. Como todas las 12 siguientes, recibidas en menos de un minuto, √©sta tambi√©n fue colgada.

Aprovech√≥ para contarme que lleva dos a√Īos en el lugar, que la gente que llamaba a L√≠nea 123 fallaba mucho porque no daba direcciones claras y que adem√°s, gastaban mucho tiempo haciendo bromas.

En ese momento nuestra charla es interrumpida.

-¬ďPolic√≠a Nacional habla el patrullero C√°ceres ¬Ņen qu√© puedo servirle?¬Ē. ¬†

- ¬ďMe van a matar, me van a matar, vengan¬Ē; sueltan una carcajada y cuelgan.

¬ďDespreocupado¬Ē, dijo, ¬ďera un ni√Īo. Siempre llaman y lo peor es que sus mam√°s los ponen a decirnos groser√≠as¬Ē.

El tiempo sigui√≥ pasando y a√ļn no o√≠a el primer reporte de ri√Īas atendido por C√°ceres y tampoco se ten√≠a nuevas noticias sobre el caso de Los Andes. Mientras tanto soport√°mos las burlas y las ¬Ďpegas¬í de la comunidad.

-¬ďOiga tombo, se me cay√≥ el Internet, venga y me lo repara¬Ē.

-¬ďSe me olvid√≥ el n√ļmero del buz√≥n del celular, ¬Ņme lo regala?¬Ē

-¬ďSe√Īor, v√©ndame una libra de arroz, papa y yuca (risas)¬Ē.

- ¬ď¬ŅSer√° que me hace una recarga al celular de $3 mil? Este es el n√ļmero 317 890¬Ö¬Ē

- ¬ďSapo, morir√°s¬Ē.

En medio de risas nos llegaron noticias. ¬ďNecesitamos que venga la Polic√≠a a Los Andes en Floridablanca. Los compinches de ¬ĎVidrios¬í, el que mat√≥ a Andr√©s, est√°n rodeando la cuadra en motos buscando a la familia del difunto¬Ē. Una mujer asustada fue la que dio la alerta.

Desde ese momento los llamados de ri√Īas no dieron tregua.

-¬ďAc√° en el barrio Laureles, junto al polideportivo,¬† hay un hombre herido con un pu√Īal¬Ē.

-¬ďMande una patrulla que mi vecino le est√° cascando a la mujer. La va a matar¬Ē.

-¬ďDos hombres se est√°n dando cuchillo en la gallera de La Feria. Manden Polic√≠a¬Ē.

Para el patrullero C√°ceres esto era pan de cada d√≠a. ¬ďY eso que hasta ahora, las 11:00 p.m., todo est√° calmado¬Ē, asegura.

11:30: Alias ¬ĎVidrios¬í fue capturado

Me traslad√© de mesa y me fui a conversar con el patrullero Galvis, quien me dio un reporte de ri√Īas de sus dos horas de turno.

Me dice que se registr√≥ una en el barrio San Crist√≥bal de Piedecuesta, que un hombre fue herido con arma blanca junto al colegio La Normal; que una familia se agarr√≥ a cuchillo en el barrio Monteverde; que en un bar ubicado frente a Sanandresito La Isla, un hombre fue atacado con cables de corriente y palos; que en el barrio La Joya una mujer pidi√≥ auxilio porque su esposo la estaba golpeando y que en Campo Hermoso dos j√≥venes se agarraron a golpes en la v√≠a p√ļblica.

El momento se suavizó un poco cuando entraron otras llamadas.

-¬ďEs desde Provenza mano. Mande una patrulla porque ac√° hay una ¬Ďvagamenta¬í fumando marihuana en la cuadra¬Ē.

-¬ďLlamo desde la carrera 5 con calle 9. Desde hace un mes pusieron una iglesia evang√©lica y no hacen sino gritar. No saben cantar¬Ö esto es un ¬Ďbuller√≥n¬í completo. Hagan algo, mano¬Ē.

En medio de otras ri√Īas como la que se vivi√≥ en el asentamiento Rinc√≥n de Paz, cambuche 17, donde dos hombres se agredieron a cuchillo, y en la que un hombre fue herido en una pelea por arma blanca en la cancha de f√ļtbol de Villabel, al sur de la ciudad, se conoce de la captura de alias ¬ĎVidrios¬í.

¬ďEl joven fue trasladado a la estaci√≥n de Floridablanca. Al parecer, tiene antecedentes por porte de armas y consumo de drogas. Al que agredi√≥ se muri√≥¬Ē, escuch√© por radio. ¬†

Otro patrullero de apellido Monta√Īez, tambi√©n me hizo recopilaci√≥n de sus llamadas. ¬ďSe han registrado ri√Īas en Ca√Īaveral, Villabel, Morrorico, Villarosa, Norte, Kennedy, La Esperanza, la Cumbre, Villa Luz¬† y el Reposo. La mayor√≠a son peleas entre borrachos y esc√°ndalos en la v√≠a. Es la 1:00 de la ma√Īana, faltan m√°s¬Ē, asegura.

2:00 de la ma√Īana, ri√Īa en vivo y en directo

Mientras esperaba a la Teniente Coronel Zorayda Vargas C√≥rdoba, con quien har√≠a el recorrido de control esa noche por las distintas Estaciones de la ciudad, las c√°maras de seguridad registran una nueva ri√Īa en la calle 36 con carrera 15.

Dos hombres sin camisa se enfrentaron. Uno dio saltos y bailó en zigzag provocando con un cuchillo de aproximadamente 20 centímetros al otro.

El segundo hombre domin√≥ con gran habilidad una correa negra, la enroll√≥ en su mano, la pas√≥ por su espalda y al lanzar el latigazo atrap√≥ de manera instant√°nea la mu√Īeca del otro hombre.

El enfrentamiento se extiendi√≥ por varios segundos. En un descuido, el hombre del cuchillo logr√≥ cortar al de la correa. El √ļltimo, sin pensarlo, lanz√≥ nuevamente la tira de cuero y le peg√≥ en uno de los brazos con la hebilla.

Los policías, quienes  veían el terrible espectáculo desde las cámaras, alertaron al patrullero que estaba en la zona y éste llegó de inmediato al lugar.

Ante la llegada de los motorizados, los hombres se separaron. El que ten√≠a el cuchillo comenz√≥ a hablarle al polic√≠a y h√°bilmente solt√≥ el arma en medio de la basura de la calle. Sin embargo, los patrulleros que estaban en las c√°maras le informaron a su compa√Īero.

El hombre de la correa retrocedi√≥ tres pasos viendo lo que pasaba. El que se llev√≥ la peor parte fue un peque√Īo perro. El enfurecido hombre le lanz√≥ una fuerte patada al animal que lo dispar√≥ sobre el pavimento. Finalmente, la polic√≠a tambi√©n lo captur√≥ y la correa, el cuchillo y el otro hombre fueron conducidos a la estaci√≥n del Centro.

3:00 a.m. Alias ¬ĎVidrios¬í, confirmado, est√° tras las rejas

El Mayor William Quintero Salazar, encargado de la Estaci√≥n de Polic√≠a de Floridablanca, report√≥ v√≠a radio a la Teniente Coronel Vargas que el joven de 23 a√Īos, presunto agresor de Andr√©s Due√Īas Gal√°n, estaba detenido en su estaci√≥n.

Tomamos la camioneta y nos dirigimos al lugar. En medio de l√°grimas, parada debajo de la √ļnica farola que hab√≠a en la entrada de la Estaci√≥n, estaba la madre de alias ¬ĎVidrios¬í rog√°ndole a los polic√≠as que la dejaran entrar. La mujer de media estatura y de pelo negro, se aferraba a la baranda de la entrada.

Ya dentro de la Estaci√≥n, el Mayor Quintero narr√≥ los hechos. ¬ďSe presume que el agresor corri√≥ hac√≠a un restaurante cercano y all√≠ le entregaron un cuchillo. Con eso fue que agredi√≥ a Due√Īas. Dos pu√Īaladas en el pecho recibi√≥ la v√≠ctima¬Ē, a√Īadi√≥.

El joven homicida permanecía en el calabozo. Vestía una camiseta gris con un estampado claro en el pecho, llevaba una cachucha y tenis blancos. No dijo una sola palabra.

¬ďMijo se tir√≥ la vida con lo que hizo. ¬ŅQu√© va a hacer ahora? Esto es algo duro para toda su familia. ¬ŅPor qu√© lleg√≥ a ese extremo?¬Ē, le pregunta la Coronel Vargas.

El momento sirvi√≥ para conocer otros antecedentes de ¬ĎVidrios¬í. Para los patrulleros esta no era la primera vez que el joven comet√≠a un delito. En varias oportunidades hab√≠a sido llevado a la Estaci√≥n por sus ri√Īas y agresiones a vecinos del sector de Los Andes.

Lo √ļltimo que supimos es que ser√≠a llevado a la C√°rcel Modelo el domingo y que su proceso de judicializaci√≥n seguir√≠a hasta que se conocieran las causas del enfrentamiento.

A las 5:00 de la ma√Īana termin√≥ mi recorrido con la Polic√≠a, pero antes visitamos las estaciones de Piedecuesta, Gir√≥n, Las Am√©ricas y el Centro.

Cada lugar revel√≥ una historia igual o parecida a la de Andr√©s Due√Īas y alias ¬ĎVidrios¬í, marcadas por la agresi√≥n, el maltrato y la falta de tolerancia. En todas hubo sangre, capturados y m√°s de un arrepentido.

2:30 a.m. Un disparo perdido lo despertó

Gir√≥n, a pesar de estar invadido por la neblina, sigui√≥ de fiesta. Los conciertos terminaron as√≠ como la rumba, pero a√ļn quedan personas en el casco antiguo haciendo planes.

El primer reporte que recibe la Coronel Vargas al entrar a la Estaci√≥n de Polic√≠a es el de un joven de 16 a√Īos herido. ¬ďEl joven estaba durmiendo en su casa, ubicada cerca al parque Las Palomas (Portal Campestre), y en la calle un grupo de personas, que iba en camionetas Toyota y Mazda, dieron tiros al aire. Para desgracia del menor, una de las balas lleg√≥ hasta su casa y se aloj√≥ en uno de sus muslos.

El sue√Īo de toda la familia se interrumpi√≥. Su padre asustado sali√≥ a pedir ayuda y llam√≥ a la polic√≠a a reportar lo sucedido. Sin embargo, ya era demasiado tarde. Todos hab√≠an escapado y nunca dieron con el paradero de los veh√≠culos color blanco.

3:20 a.m.:¬ďNo tuvimos la culpa¬Ē

En la entrada de la estación de Policía de Piedecuesta, un joven se revolcaba en las escaleras del dolor, mientras otros dos jóvenes lo consolaban.

Y no era para menos, el joven tenía varias heridas en la espalda, como si lo hubiera atacado una fiera. Para su fortuna ya no sangraban, pues había sido atendido en el hospital de la zona. Las lesiones, estéticamente mal cosidas, daban la impresión de reventarse en cualquier momento.

¬ďMi primo tiene 17 a√Īos. Est√°bamos tomando en el parque cuando una mujer conocida como alias ¬ĎTerrazas¬í nos atac√≥. El pobre llev√≥ del bulto y por defendernos termin√≥ herido¬Ē. Esto narr√≥ uno de los j√≥venes a la Coronel Vargas.

¬ŅPor qu√© lo hirieron?, le pregunt√©. ¬ďNo s√©, no hicimos nada. Nos toc√≥ quedarnos ac√° porque ¬ĎTerrazas¬í y otro tipo nos est√°n buscando¬Ē, asegur√≥.

Finalmente, me respondi√≥ uno de los patrulleros. ¬ďEllos, al parecer, tambi√©n hirieron a otro hombre que acompa√Īaba a esta mujer. Los buscan para vengarse¬Ē.

3:40 a.m.: ¬ďYo tambi√©n te quiero¬Ē

En la Estaci√≥n de Piedecuesta, sentados en una silla y en medio de la oscuridad, una pareja se reconciliaba luego de haber sido detenida por protagonizar una pelea en la calle. ¬ďDos mujeres se agarraron por un tipo, se golpearon y una se alcanz√≥ a ir. A la que qued√≥ la trajimos con el hombre para calmarlos¬Ē, narr√≥ el patrullero.

Al parecer la reconciliaci√≥n iba viento en popa. ¬ďYo tambi√©n te quiero, pero eres muy perro¬Ē, dec√≠a la dama. El hombre por su parte, agreg√≥, ¬ďno importa, yo tambi√©n te quiero¬Ē.

No entendí qué otras cosas se decían y menos si entre ellos se comprendían. Su estado de embriaguez era tal que si se soltaban las manos terminaban tirados en el piso.

2:40 a.m. El borracho conflictivo

Varios fueron los detenidos que llegaron a la  Estación de Policía de Girón luego del sábado de ferias en Girón.

A uno en particular, no se le entend√≠a ni media palabra de lo que dec√≠a. Su hermana con los ojos llenos de l√°grimas, de pie en la entrada de la Estaci√≥n con otro hombre, suplicaba a los patrulleros para que lo soltaran. ¬ď√Čl es un hombre de bien, s√≥lo se tom√≥ unos traguitos¬Ē, dec√≠a la mujer.

Irrumpieron en la escena tres j√≥venes llevados por otros patrulleros. El motivo de la detenci√≥n: involucrados en una pelea callejera. El m√°s joven de todos fue el que ¬ďllev√≥ del bulto¬Ē, como dicen popularmente. Ten√≠a varios golpes en el rostro y su camisa completamente rasgada. Los otros dos, al parecer, no pod√≠an creer lo que suced√≠a, y sus caras de asombro al verse rodeados de cinco sujetos m√°s detenidos y el borracho, apenas respiraban.

Esa noche de sábado cerró con 27 motocicletas inmovilizadas (a pesar de la restricción impuesta a estos velocípedos por las ferias) y 38 detenidos por peleas callejeras.

M√°s se demor√≥ la Coronel Vargas en mirar el informe de los patrulleros, que los detenidos en comenzar a pelear. En un abrir y cerrar de ojos el borracho se despert√≥ y comenz√≥ a insultar a los patrulleros. Su altaner√≠a estres√≥ a toda la estaci√≥n. No valieron las s√ļplicas de sus familiares y las buenas intenciones de la Coronel. Como reprimenda le toc√≥ dormir esa noche en la estaci√≥n.

LISTA

Ri√Īas registradas en la l√≠nea 123

Enero: 7195
Febrero: 6678
Marzo: 7109
Abril: 6539
Mayo: 7546
Junio: 6809
Julio: 6385
Al 13 de agosto: 2856

Datos: Policía Metropolitana de Bucaramanga.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad