El comienzo | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-08-22 05:00:00

El comienzo

El presidente Santos entr√≥ con pie derecho. En cosa de tres d√≠as mejor√≥ la relaci√≥n con los¬† vecinos, acab√≥ la pelea con las cortes, reabri√≥ el di√°logo con la oposici√≥n y hasta le hizo una se√Īal a Alfonso Cano.
El comienzo

Es la unidad nacional que hab√≠a ofrecido y que con buena raz√≥n tiene alegre a todo el mundo. Despu√©s de ocho a√Īos de crispaci√≥n y encontronazos, ten√≠amos derecho a un gobernante¬† cort√©s y cerebral. Y digo ¬ďcerebral¬Ē, porque las peleas que cazaba Uribe ten√≠an¬† costos enormes pero ning√ļn beneficio.

-El de los jueces era el caso m√°s patente. La Corte Constitucional puede tumbar un referendo, una ley acordada con las AUC o la declaraci√≥n del estado de emergencia; la Corte Suprema puede encarcelar o empapelar a casi media bancada oficialista, a los subalternos que hicieron las chuzadas o al primo hermano del Presidente; los magistrados pueden investigar si los hijos hicieron negocios chuecos o si el hermano trabaj√≥ con los paras. El Presidente tiene derecho a estar en desacuerdo, a molestarse y a rabiar¬Ö en privado. Una pataleta p√ļblica viola la Constituci√≥n, descredita las instituciones, radicaliza a los jueces¬Ö.y es perfectamente in√ļtil.

-El caso Chávez parecía imposible pero en realidad era sencillo. Si Colombia tenía pruebas de su complicidad con las Farc, sus opciones eran claras: declararle la guerra a Venezuela o quedarse callada. El computador de Reyes y los shows en la OEA servían solamente para cerrarnos mercados y para que la Guardia Nacional hiciera todavía menos de lo poco que hace en contra de las FArc. Vea usted: a las malas no se puede lograr que los Estados vecinos nos ayuden a ganar la guerra interna.

-Lo mismo vale para el Ecuador, y con el agravante de que ellos son los ofendidos porque Colombia fue quien violó su territorio. El presidente Correa sólo pide que le cuenten cómo pasaron las cosas, y hasta vino a Bogotá a la posesión de Santos.

-La oposici√≥n est√° casi esfumada y a Vargas Lleras le bast√≥ con anunciar que no habr√≠a m√°s chuzadas para que el Polo y los verdes se sentaran a la mesa. Y en cuanto a la se√Īal a Alfonso Cano¬Öpues bueno, no fue m√°s que una se√Īal. ¬†

Lo que hasta ahora ha cambiado con Santos es la forma, pero no sabemos qu√© har√° con los fondos. ¬ŅQu√© les dir√° a las Cortes sobre la elecci√≥n de Fiscal, el Consejo de la Magistratura o el cierre en las tutelas? ¬ŅQu√© a Ch√°vez sobre las bases a√©reas o sobre las facturas enga√Īosas? ¬ŅQu√© a Correa sobre las fumigaciones? Si el Presidente nuevo se mantiene en las tesis de Uribe, habr√° bajado el ruido pero no la corriente. Y si cambia esas tesis chocar√° con Uribe, es decir, con las fuerzas profundas que hay debajo de Uribe. Con los halcones, con los terratenientes, con la clase pol√≠tica, con esa enorme Colombia emergente que cree en los atajos y que ha emergido us√°ndolos.¬† ¬†

Santos es el regreso de la clase alta bogotana, y hará la unidad nacional que quepa en los salones bogotanos. Pero la división nuestra es entre dos Colombias irreconciliables porque existen en tiempos y en lugares muy distantes.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad