Publicidad
Publicidad
Sáb Dic 10 2016
24ºC
Actualizado 11:44 am

Zapatoca y la sociedad civil | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-08-22 05:00:00

Zapatoca y la sociedad civil

Un pueblo no puede progresar si lo espera todo del gobierno y no se compromete personal y colectivamente con el bienestar de su entorno. Un ejemplo de dinamismo de la sociedad civil y de su compromiso con la comunidad es el de Zapatoca.
Zapatoca y la sociedad civil

Quien visite esa hermosa y acogedora ciudad y lea su historia, se dará cuenta de que todas sus obras han sido fraguadas por la vigorosa unidad de sus habitantes ante la pasividad y aún la oposición de los políticos de turno. No me refiero solamente a su hermoso templo y sus capillas, ni a los dos cementerios. Casi todo en Zapatoca ha sido obra de la sociedad civil. Fruto de bazares, limosnas, rifas, de herencias y donaciones, de “alas de cucaracha” o pequeñas contribuciones han sido los colegios, el asilo de huérfanos, el Hogar San José para los ancianos, el Barrio San Vicentico para los destechados, el hermoso Hospital de La Merced, la otrora cooperativa de tejedoras de sombreros y la actual de las bordadoras...y hasta las carreteras. Y tales obras son sostenidas todavía con donaciones de los hijos del pueblo y de las colonias residentes en otros lares.

Desde su fundación se destinaron bienes para obras sociales. En 1868 se funda la sociedad de Beneficencia que se transformaría en 1903 en la Sociedad de San Vicente de Paúl dividida en tres secciones “docente, limosnera y hospitalaria”, que se ocupaban la primera en procurar enseñanza a los niños y arreglar amigablemente las querellas entre los vecinos, la segunda y tercera en atender las necesidades de los enfermos y los más pobres.

Fruto de la labor de esta sociedad es el Barrio San Vicentico, que acaba de cumplir 100 años. En este conjunto de casas humildes pero cómodas y con todos los servicios, encuentran amparo pagando ínfimos arriendos según sus posibilidades los necesitados de albergue haciendo que no haya destechados en la ciudad.

La construcción del estupendo hospital en la vereda de Gachaneque fue una odisea ya que coincidió con los terremotos políticos de la segunda mitad del siglo XIX cuando cundió la expropiación de los bienes de “manos muertas”. Fue salvado gracias a que un ciudadano hizo de él una compra ficticia y lo arrendó a la Junta del hospital por 100 años con hipoteca al Gobierno norteamericano para evitar que fuera víctima de las convulsiones de la época. Hoy sus cómodas instalaciones se hallan abandonadas, víctima de la politiquería. Gracias a la acción del actual gobierno, la Foscal se encargará de él, recuperándolo a su primitivo esplendor.

Zapatoca fue en un tiempo una verdadera ciudadela estudiantil gracias a su ambiente, su clima y sus internados donde eran enviados a estudiar los hijos de familias acomodadas residentes en diversos lugares del país. Sus imponentes construcciones (colegio de las Bethlemitas y de la Presentación, la Escuela Apostólica) se hallan en parte vacías. Sólo funcionan a plenitud el Colegio Salesiano Santo Tomás y la Industrial, hoy integrados y que albergan la población estudiantil pública. (Continuará).

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad