Las plazas de mercado no cumplen normas sanitarias | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Dic 18 2017
25ºC
Actualizado 04:50 pm

Las plazas de mercado no cumplen normas sanitarias | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-08-24 05:00:00

Las plazas de mercado no cumplen normas sanitarias

El mal estado de las instalaciones, una supuesta competencia desleal por parte de empresas externas, el inconformismo con la forma como se está haciendo la cesión de los derechos de uso y la denuncia de varios casos de corrupción, son algunas de las irregularidades que se vienen presentando, según los inquilinos, en las tres plazas públicas de mercado de la ciudad: Guarín, San Francisco y La Concordia.
Las plazas de mercado no cumplen normas sanitarias

La más importante de las inquietudes es, quizás, la que hace referencia al precario estado en el que se encuentran las tres plazas, que para empezar no cumplen con el decreto 1500 de 2007 del Gobierno Nacional, que obliga a todos los expendedores de carne del país a tener condiciones óptimas de conservación, entre ellas una buena refrigeración y la exhibición adecuada de los productos (no colgados como sucede ahora).

Esto se suma la presencia de ‘chulos’ y ratas debido a la acumulación de basuras y los problemas en los sistemas de alcantarillado, que en el caso de San Francisco, “no han recibido mantenimiento en 55 años”, según José Hilario Padilla, inquilino de esta plaza.

Allí, además, se han presentado inconvenientes como el hundimiento del piso y fisuras en las paredes por culpa de la humedad y las filtraciones.

Los otros dos centros de expendio tampoco son ajenos a esta situación. Margarita Pérez, comerciante de la Plaza Guarín, contó que hace poco se dio el rebose de una cañería sobre la carrera 33, que causó la proliferación de malos olores.

Esto se suma a los frecuentes cortes en los servicios públicos (por no pagar), particularmente el del agua, que dificulta la limpieza de las instalaciones, y algunos cuartos de aseo que se encuentran deteriorados y requieren un urgente mantenimiento.

Para Jorge Eliécer Mantilla, de la plaza de La Concordia, toda esta situación “se ha vuelto insostenible pues cada vez son menos los clientes y muchas personas están a punto de quebrar”.

El coordinador del programa de plazas de mercado de la Secretaría de Gobierno, José Efraín Villaquirán, reconoció que hay una deuda por parte de la Alcaldía, pues “hay muy poco presupuesto y casi todos los recursos se han destinado a la plaza del barrio Kennedy”.

De hecho, hace año y medio no se han hecho grandes inversiones en las tres plazas mencionadas y las últimas obras contratadas (2008) han tratado problemas urgentes de salubridad y seguridad, como el arreglo de las puertas de San Francisco, que costó menos de $30 millones.

Esto contrasta con los $800 millones que recibirá la Plaza Central de Floridablanca este año y los casi $1.000 millones que se usaron para adecuar la de Piedecuesta, municipios que tienen presupuestos menores que el de Bucaramanga.

Denuncias que van de un lado y del otro

La falta de soluciones ha estado acompañada por una dificultad que, por ahora, parece insalvable: las peleas  que hay entre un sector de los comerciantes y la Alcaldía, que incluye denuncias de un lado y del otro por corrupción, malos manejos administrativos y una supuesta venta no permitida de los puestos de trabajo.

Uno de los que pone el dedo en la llaga es Hilario Padilla, quien aseguró que “algunos funcionarios han estado negociando con los puestos, sobornando a la gente, quitando los locales a quienes no ‘colaboran’ y ofreciendo pólizas que ellos querían hacer comprar a la fuerza”, denuncias que, dice, ya iniciaron su trámite en la Fiscalía hace 15 días.

José Efraín Villaquirán, por su lado, desestimó estas acusaciones, defendió su gestión y la de sus subalternos y agregó que “nosotros hemos actuado siempre de acuerdo a lo que establece el reglamento”.

El funcionario explicó que “nadie, ni nosotros, ni ellos, está autorizado para vender los puestos, pues son bienes de uso público. Ellos son los que están manipulando los derechos de cesión y, además, no está permitido que un inquilino tenga más de dos locales, como viene sucediendo”, agregó.

Margarita Pérez, representante de la Plaza Guarín, reconoció que se pueden estar presentando este tipo de casos, pero indicó que “no se está midiendo a todo el mundo con la misma vara, pues a unos les exigen y a otros, que son amigos de ellos, tienen como 10 o 15 puestos y no les pasa nada”.

En estas acusaciones termina la gran mayoría de las reuniones entre las partes, las cuales tienen como denominador común la falta de soluciones concretas a los problemas de fondo que se están presentando.

Lo preocupante es que, más allá de quién tenga la razón, los perjudicados siguen siendo los usuarios, los miles de usuarios de estas tres plazas.

¿Cuál es la solución?

La administración de Fernando Vargas aseguró que ya se tienen planeadas las modificaciones para las plazas de La Concordia y Guarín, pero estas están atadas a otras iniciativas como el Plan Parcial del primer barrio y de Cablelínea en el caso del segundo, iniciativas que han tenido un fuerte rechazo por parte de algunos sectores.

Otra es la historia de San Francisco, donde oficialmente no hay ninguna proyección a futuro para una readecuación de las instalaciones y sólo se tiene acordado, por ahora, el arreglo de las puertas que volvieron dañarse. Para esto hay una partida de $50 millones.

Una de las posibilidades que se plantea, por el momento, es que estas tres plazas pasen a manos de los mismos comerciantes, tal y como está sucediendo ahora con la Plaza de Mercado Central.

No obstante, Hilario Padilla fue enfático al decir que, aunque puede ser una buena opción, “no lo veo factible mientras no se hagan los cambios y remodelaciones que requieren las instalaciones. El pasivo que hay es muy grande y no seríamos capaces de hacerlo, sería la ruina de todos nosotros”.

¿Qué más piden los inquilinos?

•     Que se estudie y se haga una modificación del reglamento interno para el funcionamiento de las plazas de mercado, que según ellos “presenta varios vicios”.

•      Que se habiliten las zonas de desembarque en las tres plazas de mercado. Actualmente hay restricciones para esta actividad, causando ‘trancones’ en las vías aledañas a los centros de expendio.

•      Que se permita la cesión de derechos de los puestos de trabajo, entre otros casos particulares, cuando se presenta la muerte del inquilino, para que la familia pueda seguir usufructuando el local.

•      Que se combata lo que ellos llaman ‘competencia desleal’ por parte de algunas pequeñas plazas que se encuentran ubicadas en San Francisco y La Concordia.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad