Fuentes hídricas que atraviesan Bucaramanga, demasiado contaminadas | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mar Dic 12 2017
20ºC
Actualizado 05:56 am

Fuentes hídricas que atraviesan Bucaramanga, demasiado contaminadas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-08-26 05:00:00

Fuentes hídricas que atraviesan Bucaramanga, demasiado contaminadas

Bucaramanga no se puede quejar de carencia de fuentes hídricas en el sector urbano. Además de que los ríos de Oro, Frío y Suratá alcanzan a bañar una buena extensión de la ciudad, unas 42 quebradas y riachuelos se encargan de completar esa pequeña ‘telaraña’ de agua que circunda  a la capital santandereana.
Fuentes hídricas que atraviesan Bucaramanga, demasiado contaminadas

Sin embargo, el problema de esa cantidad de agua que día a día atraviesa barrios y comunas enteras, se encuentra en su calidad: Más de la mitad de estas fuentes hídricas no son aceptables en los aspectos físico-químicos ni microbiológicos.

Sólo por dar un ejemplo, las corrientes de las seis quebradas ubicadas en la escarpa de la ciudad fueron clasificadas como inadecuadas y pésimas; entre otras cosas, porque reciben aguas residuales domésticas provenientes del alcantarillado municipal.

De esta manera lo confirmó el último informe de calidad de agua realizado por la Corporación Autónoma Regional para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga, Cdmb.

Es más, el informe realizado en 62 puntos de monitoreo ubicados en las principales corrientes del área de jurisdicción de la Cdmb, demostró que mientras en 51,6% de ellos se detectó una calidad  de agua “dudosa”, “inadecuada” y “pésima”, 46,7% presentó una clasificación “buena” y sólo en 1,61% de ellos se registró una “óptima” calidad.

Cabe resaltar que la única cuenca que se salva de los rastros de contaminación, y según las mediciones de la Cdmb cuenta con un agua de óptima calidad, es el Río Salamaga, ubicado en el municipio de Rionegro.

Residuos industriales y domésticos

Según Carlos Alberto Suárez, subdirector de Ordenamiento y Planificación Integral del Territorio de la Cdmb, las fuentes hídricas que presentan la más baja clasificación (pésima) son las quebradas Suratoque, La Picha, La Guacamaya, El Macho y Río Frío, aguas debajo de la planta de tratamiento Ptar.

“Son corrientes que reciben vertimientos domésticos provenientes del sistema de alcantarillado y que tienen un bajo caudal en comparación con la descarga que reciben”, explicó Suárez.

A su turno, el ingeniero ambiental Rodrigo Salcedo, manifestó que la mitad de la contaminación que afecta ríos y quebradas de la ciudad se debe a las más de 20 toneladas diarias de residuos domésticos e industriales que van a parar a sus aguas

“El caso más crítico se encuentra con la casi generalizada contaminación fecal. La presencia de coliformes fecales en nuestras corrientes de agua se está midiendo en millones cuando la norma máxima es encontrar 200… la problemática ambiental es apremiante”, expresó.

Sin valor paisajístico

• A juicio de la arquitecta María Teresa Rosales, las zonas aledañas a las quebradas y ríos de la ciudad se han convertido en lugares  con malos olores, llenos de suciedad y donde principalmente abunda la inseguridad.

•  “Las riveras de la mayoría o al menos algunas de estas quebradas podrían recibir un embellecimiento paisajístico, que no sólo mejore la apariencia del sector sino que incentive a la protección ambiental”, aseguró Rosales.

• Según la experta, “las quebradas y ríos son elementos naturales que brindan valor adicional a las ciudades, entender su importancia ambiental y paisajística.

Habría agua garantizada hasta el 2080

A la fecha, y según el Acueducto Metropolitano de Bucaramanga, el agua que llega del río Tona y abastecerá al Embalse le asegurará a la ciudad el suministro de agua hasta el año 2032.

Sin embargo luego de este proyecto, la Administración Municipal tiene proyectada otra iniciativa denominada Umpalá, la cual brindaría agua hasta el 2050, mientras que el proyecto Piedras Blancas brindaría suministro hasta 30 años más.

Eso sí, las cuencas que servirían para surtir estos proyectos estarían ubicadas en sectores rurales, teniendo en cuenta que poca agua de la que circula por la ciudad cuenta con las condiciones adecuadas.

planes de rescate

Abraham Fernández, Sub secretario de Medioambiente, afirmó que la ciudad cuenta con una buena cantidad de surtido hídrico, pero lamentó el grave estado de las fuentes.

“Están contaminadas por las empresas y por las mismas personas que habitan sus riveras. Año tras año parece que no logran recuperarse de la cantidad innumerada de vertimientos”, agregó.

El Funcionario reconoció que si bien se han adelantado campañas de recuperación de las principales quebradas y ríos, éstas no han podido limpiar las aguas que circulan por la zona urbana.

Así mismo, declaró que se han ideado estrategias en ciertos lugares como la construcción de canaletas en forma de escalera, con el fin de ayudar a oxigenar el agua.

“En el futuro aspiramos a que nuestras aguas se mejoren un 70% con la implementación de diferentes estrategias. En el norte se tiene proyectado construir una Ptar para tratar las aguas de ese sector y en La Marino otra para las aguas del Centro, las cuales tendrán un valor de $230 mil millones”.

También anunció una inversión cercana a los $600 millones para tratar los lixiviados que salen de El Carrasco: “Con esto se aproxima a ser un relleno sanitario. Es un elemento importante que estará listo dentro de un mes”.

Para concluir, el Sub secretario de Medioambiente señaló que mientras el año pasado se efectuó la recuperación de 25 hectáreas de ecosistemas estratégicos que surten de agua a los acueductos veredales, este año serán 30 hectáreas las que serán intervenidas.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad