Publicidad
Publicidad
Mié Dic 7 2016
18ºC
Actualizado 09:34 pm

Grímpolas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-08-27 05:00:00

Grímpolas

Grímpolas

Desde mucho antes se asentaron a los pies de la enorme cordillera las poblaciones de Cepitá y Jordán. En la primera nació en 1762 don Pedro Fermín de Vargas, de quien uno de sus biógrafos dice que sus primeros estudios los realizó con el padre Eloy Valenzuela y los completó en las aulas del Rosario. Muy joven ingresó como secretario a la Expedición Botánica y fue tan eficaz su labor que el Director, don José Celestino Mutis, lo llamó mi discípulo más aventajado. Vargas, uno de los precursores de la Independencia fue además genuino exponente del pensamiento liberal del siglo XVIII. Volteriano que hizo de su vida y obra perpetua convulsión de ideas. Adelante surgieron en Cepitá familias dedicadas a la agricultura y al buen obrar, entre éstas, los Avendaño, Tavera, Manosalva, Pimiento, Niño, etc. Rogerio Ayala Rojas fue uno de sus dirigentes liberales, inteligente y fervoroso, a quien el Presidente López Michelsen oía y consultaba en asuntos políticos.

Esto para reiterar que el “Cañón del Chicamocha” prosigue extendiendo su nombre y reafirmándose en la lista de los sitios importantes del turismo universal, de pronto un poco más acelerado que el “Cañón del Colorado”.

***

Por décadas fui su vecino en la estimulante Ruralidad Piedecuestana, a la sombra protectora de los centenarios caracolíes, aspirando aromas de la hoja del tabaco y de la hirviente miel de la caña panelera, en las orillas del “Riolato”, motivo de cortas entrevistas que el maestro Guillermo Espinosa concedía a colindantes suyos, transitoriamente suspendiendo el accionar sobre la formidable luz de sus pinturas, en gracia a la permanencia del precioso líquido. El maestro murió como vivió, en el cercano aliento de los suyos, sentimental artista, en fin, espátula definitoria en mano, pensando en su cálida santandereanidad, diluyendo la solidez de la materia.

***

El próximo lunes se cumplen 129 años de la inauguración de la primera Planta Eléctrica de Bucaramanga, instalada en “Chitota” por los señores Jones Goelkel el 30 de agosto de 1881. 30 focos de 1.500 bujías constituyeron el alumbrado público de Bucaramanga. Sea nuestro cálido recuerdo a quienes iniciaron la electrificación de este sector, aventajado apenas por Bogotá y Panamá.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad