Publicidad
Publicidad
Dom Dic 11 2016
19ºC
Actualizado 06:09 pm

Cuarentones estériles | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-08-27 05:00:00

Cuarentones estériles

Los que hoy somos cuarentones, vivimos nuestra adolescencia en un limbo generacional bastante aburrido: llegamos tarde a la vida para ser parte de los industriosos tipos de tirantas de las post guerra o para ser unos creativos y contestatarios hippies, y por otro lado, ya estábamos viejos cuando el mundo se pobló de yuppies exitosos y sobre-capacitados, así como para el aterrizaje de esta generación nueva de gente ambientalista, librepensadora y, tan conectada entre sí por la tecnología, que ya no necesita ni hablar.
Cuarentones estériles

Los cuarentones estamos en el sándwich, crecimos en los 80, la llamada “década perdida”, una generación “boba” (como la patria que siguió al grito de Independencia), infructuosa y poco caracterizada, salvo por el mal gusto (todo, hasta la ropa y la arquitectura de los 80, fue una mezcla de estilos sin identidad ni acomodo en la estética).

¿Qué podía dejar eso? Nada: unos tipos despistados que intentamos sobrevivir en medio de la angustia de no tener los huevos o la audacia de nuestros predecesores, ni la preparación y visión global de los que vienen detrás. Unos “rodillones” perdidos como la década que nos mal-moldeó -por no decir que nos mal-parió-, a los que eso de no manejar con tragos en la cabeza nos resulta cursi – ¿no es un horror lo que pasó en Bogotá con un cuarentón manejando doblado de “la perra”?

Los “pelaos” hablan y actúan para reciclar basura, mientras los miramos como si estuviéramos frente a un puñado de niñitas histéricas. La gente joven prefiere algún alucinógeno ligero que una borrachera con peleas y muertos –la comparación falaz entre las consecuencias negativas para la salud del alcohol y las drogas, sólo las hacemos los cuarentones-. No es raro que los “chinos” de hoy espontáneamente descarten ponerse frente al volante cuando están borrachos. La escena del ebrio insistente que no suelta las llaves, está reservada a los mayores de 40 años.

Las abuelas y las mamás usan el transporte público y van al mercado con canastos de mimbre, las universitarias, en cambio, se mueven en bicicleta y reciben las compras en bolsas de material biodegradable; mientras tanto las cuchi-barbies de mi generación se montan en sus mafio-camionetas que consumen galones de combustible contaminante para ir al supermercado del barrio y las llenan impúdicamente de bolsas plásticas. Y ¿todavía dicen que todo tiempo pasado fue mejor?

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad