Otra carta del soldado Ortega | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-09-15 00:42:48

Otra carta del soldado Ortega

Recib√≠ hace 8 d√≠as una nueva carta del soldado Ortega. Cuenta el soldado profesional que lleva ya 18 meses en el Batall√≥n de Alta Monta√Īa del municipio de California,
Otra carta del soldado Ortega

en el p√°ramo, a 3800 metros de altura, donde el fr√≠o arrecia ¬ďd√≠a y noche¬Ē y donde est√°n ahora 100 soldados como √©l, resguardados del fr√≠o, del viento que corre como un venado blanco, que quema la cara y reseca los labios a pesar del pasamonta√Īas (√©ste es m√°s bien para asustar a los campesinos). La rutina en esta soledad a veces golpea mi √°nimo, me muele y me hace doler las tripas; creo que a todos nos pasa lo mismo, sentimos a veces esa tristeza, esa sensaci√≥n de abandono que hasta mi teniente la siente, as√≠ no diga nada y ya no escriba cartas a su novia porque nunca le contest√≥ y ahora ¬ďle tira los perros¬Ē a una maestra del pueblo que parece s√≠ le ¬ďpara bolas¬Ē porque ahora s√≠ se r√≠e y sale m√°s con nosotros.

Aqu√≠, como le cont√©, estamos m√°s alejados del mundo que el berraco por ¬ďcuidarle el culo a los ricos, atajando la guerrilla y ahora tambi√©n a los ¬ďnarcos¬Ē, sus v√≠as de comunicaci√≥n, solos, sin el ruido de la ciudad, sin el ruido de la p√≥lvora que en esta √©poca navide√Īa resuena en los cielos de mi patria, con nostalgia, sin las novias que en cada carta que llega, nos prometen amor eterno como en las rancheras de Vicente Fern√°ndez: ¬ďpero qu√© quieres que haga vida m√≠a, si el coraz√≥n tan solo siente tu boca, tus ojos y tu pelo. Los llevo en mi mente noche y d√≠a no me pidas que deje de quererte despu√©s de que te entregu√© la vida m√≠a¬Ē.

¬ŅC√≥mo les parece? Ya no hacemos disparos como cuando llegamos y dec√≠amos que era p√≥lvora, ya con el tiempo nos pas√≥ el miedo. Ten√≠a que pasarnos el miedo en las noches, cuando la luna se esconde y no se ve una estrella en ese firmamento inmenso, pero tambi√©n bello. Nos seguimos levantamos temprano despu√©s, de hacer turnos de a dos cada 2 horas en la noche.

A las 5 nos ba√Īamos o hacemos que nos ba√Īamos en esa agua que a veces se congela y que viene de una laguna hermosa que est√° m√°s arriba de donde est√° el campamento de la empresa canadiense. El agua de esa laguna es verde y a veces es azul, es bell√≠sima y dicen los lugare√Īos, la gente de por aqu√≠, que en ocasiones ¬ďaparece un india bell√≠sima cubierta de oro y al que se le aparezca se vuelve rico¬Ē. Huevonadas, me parece, pero de esas lagunas no sacamos indias sino unas deliciosas truchas que complementan nuestra alimentaci√≥n de latas. Le cuento mi novia ya no me escribe a pesar de decirme varias veces que: ¬ďpor alguien como t√ļ por Dios que dejo todo¬Ē. Toca aguantar esas mentiras, ya que importa.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad