Málaga y San Vicente | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mar Dic 12 2017
20ºC
Actualizado 05:31 am

Málaga y San Vicente | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-09-02 05:00:00

Málaga y San Vicente

Es inconcebible desde todo punto de vista, que los sucesivos gobiernos departamentales y los institutos descentralizados nacionales sobre los que nuestros gobernantes tienen marcada influencia, hayan mantenido en el abandono ofensivo y hasta vulgar a dos poblaciones que con sus áreas provinciales han sido siempre la despensa agrícola parcial de Santander, pero por el desprecio que se les ha endilgado, en la gran despensa de Bogotá.
Málaga y San Vicente

Nunca desde esta tribuna, como simples ciudadanos, hemos aceptado que a estas dos poblaciones orgullo de nuestra raza y ejemplo de trabajo y honestidad para el país, se les someta como a víctimas sentenciadas a morir lapidadas, a mantenerse aisladas de Bucaramanga y del departamento porque la vía carreteable que les favorecería la salida y distribución de sus productos, es el camino de herradura que como trocha vulgar, se les ha mantenido pésimamente a título de  zanahoria para contentillo de bobos.

Son estas zonas, privilegiadas por la naturaleza y la verraquera de sus gentes, nuestra desaprovechada despensa agrícola de mayor diversidad con óptima calidad en sus productos. Pero la indolencia de los gobernantes, solo prestos a visitarlos por avión para pedir sus votos, o para recibir condecoraciones, o para iniciar una obra intrascendente pero que proporcione el consabido CVY, ha sido la única culpable de su marginamiento detestable. Con solo tener la cacareada voluntad política para evitar que se roben el erario y entonces sí, realizar obras impostergables como una vía pavimentada y bien mantenida para estas poblaciones, sería apenas el cumplimiento de su deber como gobernantes. Y si lo que tenemos ahora es de los mejores, Dios sabrá cómo serán los demás. Al fin y al cabo políticos, o como les llaman ahora, “pañales”…

Admiramos la paciencia y la esperanza de sus pobladores, dignos, ellos sí, de altísimas condecoraciones, por sus esfuerzos, sus progresos y su ejemplar supervivivencia, a pesar de la indiferencia y hasta desprecio de los gobiernos de turno. Quiera nuestra suerte, que sus azotados pobladores se sigan manteniendo pacíficos y nos se les despierte la casta agresiva del inocente maltratado. Málaga y San Vicente también son Santander.

Escritor  Ito

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad