Memoria del horror | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-09-15 00:44:20

Memoria del horror

El Grupo Memoria Histórica que, bajo la dirección del historiador Gonzalo Sánchez ha asumido,
Memoria del horror

con ejemplar valor la investigaci√≥n de las masacres que han hundido en la tragedia a muchos compatriotas, hizo p√ļblico el pasado martes el Informe sobre la masacre de 342 personas ocurrida en los municipios vallecaucanos de Trujillo, Bol√≠var y Riofr√≠o, entre los a√Īos 1988 y 1994, provocada por la perversa confluencia del narcotr√°fico, la guerrilla, miembros del Ej√©rcito y autoridades locales, seriamente comprometidos con estas violencias macabras.

El Grupo continuará con el rendimiento de cuentas de otras masacres como La Rochela, Segovia y Bojayá, hasta colmar la información posible sobre estos nefastos episodios que han enlutado la vida de la sociedad colombiana.

¬ďUna tragedia que no cesa¬Ē, han titulado el informe que da cuenta de la alta tecnolog√≠a del terror, empleada con la intenci√≥n de humillar, ocasionar el mayor sufrimiento, destruir al ser humano y destrozarle sus m√°s preciados sentimientos. No cesa, porque las v√≠ctimas, si bien se liberan al relatar su experiencia, tambi√©n al redimensionar la enorme iniquidad sufren tanto que ya se registran muertes, por f√≠sica pena moral. No cesa, porque a√ļn no se vislumbra castigo para los culpables, como es el caso de los protagonistas centrales ¬ďel Alacr√°n¬Ē y ¬ďDon Diego¬Ē, y muchos autores m√°s que no tienen abierto siquiera proceso por la masacre, a pesar de ser de dominio general su intervenci√≥n. No cesa, porque este corredor al Pac√≠fico es ruta estrat√©gica del narcotr√°fico, y la agresi√≥n a la poblaci√≥n civil, sigue. Si bien hoy pudi√©ramos decir que con este informe hay verdad social y p√ļblica, infortunadamente no hay verdad procesal porque el miedo e ins√≥litamente la falta de recursos de las v√≠ctimas, lo han propiciado.

Como el propósito institucional es validar una información para proceder con justicia en la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación, también sería de esperar que todos y cada uno de los colombianos asumamos este Informe como parte de una experiencia que es necesario no perder de vista para no repetir esos caminos de la infamia. Estos documentos deben convertirse en patrimonio esencial de nuestra memoria histórica, pues será inevitable mirarnos en nuestra escasa civilización y en toda nuestra capacidad de crueldad.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad