Los corazones de hoy palpitaron con los carros del ayer | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-09-15 03:03:13

Los corazones de hoy palpitaron con los carros del ayer

Hace mucho tiempo los Mazda Miata, los Mercedes Benz, los Dodge Coronet, los Ford Maverick, los BMW, los Fiat Spider, los Mercury, los Willys y hasta los míticos Volskwagen recorrían las calles del pasado. Ayer, como si la historia se volviera a repetir, a todos ellos se les vio ‘campantes y rodantes’ por las avenidas de la capital santandereana.
Los corazones de hoy palpitaron con los carros del ayer

Muchos de ellos, que forman parte del álbum de los recuerdos, encendieron de nuevo la nostalgia y abarrotaron no sólo las vías, sino los corazones de los amantes de los automotores de antaño. Todas las décadas del siglo pasado se pudieron observar durante los escasos 6 kilómetros de recorrido de la nueva versión del Desfile de Carros Clásicos y Antiguos.

La elegancia de los años 20 y la ‘irreverencia’ de los 70, fueron los rasgos de los carros que más se vieron. Sus motores  retumbaron como si quisieran ‘gritar a todos los vientos’ que todavía ruedan.

Vimos a un majestuoso Pontiac, modelo 1928 tipo Paethon; luego salió un Ford Sport 1928; y al rato apreciamos un hermoso Chrysler, modelo 1946, por citar sólo a algunos.

Al final fueron 122 los vehículos que participaron en la jornada, muchos de ellos procedentes de Bogotá y de Venezuela.

Y si los carros se lucieron, sus conductores no fueron la excepción. Todos iban con el vestuario adecuado, conservando la moda típica de la época: boinas, ‘calzones de tirantas’, corbatines, sombrillas, gafas y sombreros negros y vinotintos se apreciaron, como si se tratara de un ‘añejo’ desfile de confecciones.

La caravana, que se hizo en beneficio de los niños y jóvenes de la Fundación Iris, partió a las 11:30 a.m. del Éxitor Oriental. Allí se congregaron todos los carros. Fue el punto de partida, pero también fue el epicentro de un ‘terremoto’ de curiosos que, como ‘abejas al panal’, querían tener un contacto con las ‘mieles’ de la historia.

Hay que decirlo: el sueño de quienes quieran volver a ver estos tipos de autos en la ciudad, tendrá que esperar hasta el próximo año cuando se desarrolle nuevamente el desfile. Sin embargo, hay que decir que fue una jornada majestuosa, cargada de nostalgia. Por eso, ¡qué mejor que dejar las letras y apreciar este ramillete de clásicos!

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad