Cuando su hijo no es travieso… sino hiperactivo | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mar Dic 12 2017
25ºC
Actualizado 02:56 pm

Cuando su hijo no es travieso… sino hiperactivo | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-09-16 01:21:26

Cuando su hijo no es travieso… sino hiperactivo

Corre de un lado para otro. Juega, salta y grita. Parece no cansarse con nada. Ni en el colegio se lo aguantan los profesores. Es impulsivo y en el estudio no le va muy bien porque prefiere hacer otras cosas menos prestar atención a las clases. De esta manera Margarita Aponte, una joven madre, describe a su pequeño hijo de seis años de edad.
Cuando su hijo no es travieso… sino hiperactivo

“…No hace falta pasar mucho tiempo al lado de él para saber que es hiperactivo. Los primeros años los especialistas catalogaban como normal que fuera un niño inquieto, sin embargo ahora último ya nos confirmaron que padecía de trastorno de déficit de atención con hiperactividad”.

Pese a que por un momento, Margarita pensó que su hijo era el único con este tipo de diagnóstico, los expertos aseguran que el trastorno de hiperactividad afecta al 6% de la población infantil en el mundo. Así es. Sin embargo, recomiendan que exista un adecuado manejo con el fin de que sea posible superar el problema.

Si bien estos pequeños pueden ser inquietos, hasta llegar al punto de alterar a las personas más serenas, la paciencia, la medicación, una adecuada alimentación y la oportuna visita al especialista, son algunas de las medidas que debe tomar ante una emergencia de este calibre.

“…Los gritos ni la desesperación funcionan con un niño hiperactivo. Los padres deben entender que el comportamiento acelerado y casi inagotable es más porque su mismo cuerpo se lo pide que por voluntad propia. Por esta razón, además de un tratamiento con medicamentos se pueden tratar de aprovechar las capacidades de los pequeños por medio de actividades artísticas o deportivas”, concluyó la psico-orientadora Ángela Ruiz.

De acuerdo con Ruiz, la natación, el patinaje, la pintura o cualquier otra actividad pueden serle de gran utilidad al momento de disminuir las travesuras y la energía de su hijo.   

Consejos para la familia

Los psicólogos aseguran que los cuidados familiares son de vital importancia para que los pequeños superen sus problemas de hiperactividad. Algunas de las recomendaciones que hacen son las siguientes.
•Mantener reglas.
•No gritarlos.
•Mantener un ambiente de tranquilidad en la casa.
•Evitar las manipulaciones.
•Darle órdenes, pero una a la vez.
•Incentivarlo, reconociendo su esfuerzo.
•Aumentar su autoestima.
•Deléguele ciertas responsabilidades.  
•Cumpla con lo que usted promete o dice.
•Sea constante.
•Aproveche las habilidades de su hijo para ayudarlo a canalizar la energía.
•Trate que las actividades que realice el niño no duren más de 15 minutos.
•Involucre a los profesores en el proceso.

lista
Síntomas

•Mueve en exceso sus pies y manos.
•No puede permanecer sentado por mucho tiempo.
•Se distrae con facilidad.
•Tiene dificultad para terminar las tareas o actividades que empieza.
•Siempre dice lo que piensa sin importar el momento.
•Habla de manera excesiva.
•Es impulsivo o precipitado.
•Contesta antes de que terminen de hacerle una pregunta.
•Hace primero las cosas que le gustan y aplazan lo demás.
•Corre y salta en cualquier momento.
•Parece no agotarse.
•No puede esperar.
•Presentan algunas conductas de carácter destructivo.
•Nos soporta las tareas o actividades que requieran tiempo.  

síntesis

De acuerdo con los especialistas, muchos niños son catalogados como hiperactivos sin serlo. Es común que cuando existe un problema de concentración, las personas tiendan a confundirlo con el trastorno de hiperactividad.

Si su hijo no presenta la mayoría de los síntomas de la hiperactividad, las siguientes señales pueden indicarle que éste padece de dificultad de atención.
 
1. Sus errores en el colegio son por descuido.
2. No termina las tareas.
3. Pierde cosas muy seguido.
4. No sigue instrucciones.
5. Presenta dificultad para organizar sus tareas.
6. Le es difícil mantener la atención.
7. Es desordenado.
8. Sus trabajos escolares no suelen ser bien presentados.
9. Deja lo que está haciendo por prestar atención a otras cosas a su alrededor.

LA VOZ DEL EXPERTO
Cristian Peña / sicólogo.

“Normalmente el niño no se puede quedar quieto, presenta serios problemas de atención y genera gran preocupación en los padres. Lo primero que deben hacer al sospechar que el pequeño tiene trastorno de hiperactividad es llevarlo con un especialista para que sea sometido a terapia.

Hay momentos en los que las personas creen que pueden ser manejados sin medicación, sin embargo, es todo lo contrario. Los tratamientos médicos que se utilizan para estos casos son los que más ayudan a mejorar la conducta.

Un consejo que les doy es que cumplan con los tratamientos y las recomendaciones de los especialistas para que se pueda evidenciar un progreso.   
Otro aspecto importante es que los padres deben tener una coordinación adecuada con los profesores o con el colegio de su hijo para que allí cumplan con el mismo patrón que se está manejando en el hogar y exista continuidad.

Cuando se presentan estos casos las familias deben informarse sobre el tema y no tener miedo a la medicación. Adicionalmente a esto, es recomendable que exista un estímulo intelectual, afectivo, deportivo e intelectual para ver mejores resultados”. 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad