Me siento y me veo fea(o) | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-10-12 02:33:46

Me siento y me veo fea(o)

Me siento fea, soy lo peor del mundo, no tengo gracia, a nadie le gusto, nada me luce, me voy a quedar para vestir santos¬Ö
Me siento y me veo fea(o)

Frases como éstas son más comunes de lo que muchos creen en las personas que llegan a la adolescencia. Esa etapa de la vida que a veces resulta difícil y que se marca por los cambios en las expectativas de vida y en la apariencia física.

Ellos y ellas dejan de ser esos ni√Īos y ni√Īas a los que los adultos les dec√≠an frases como ¬ďtan bonito¬Ē, ¬ďqu√© ojos tan lindos¬Ē, ¬ďle luce mucho esa ropita¬Ē y ¬ďsu vocecita es muy tierna¬Ē.

A partir de los 12 a√Īos, el cuerpo comienza a decirle adi√≥s a la infancia para darle la bienvenida a un hombre y mujer nuevos. Una edad en la que muchos sue√Īan con aquellos atributos f√≠sicos que atraer√°n el inter√©s del sexo opuesto, vivir sus experiencias amorosas y lucir con orgullo esa apariencia de ¬Ďgrandes¬í. Sin embargo, vivir los cambios no es f√°cil.

Es en este momento cuando a los adultos de manera equivocada s√≥lo se les ocurre decir: ¬ďt√≥mese la sopa, vea que parece un gancho¬Ē, ¬ďhum... vea c√≥mo tiene la cara llena de acn√©¬Öeso le pasa por comer mantequilla¬Ē, ¬ďno pensar√° salir con esos pantalones escurridos¬Ē, ¬ďtan bonita que era cuando estaba peque√Īa y mire como se volvi√≥¬Ē¬Ö

Son precisamente estos comentarios junto a la imagen que ven en el espejo, lo que hace que a algunos no deje de parecerles incómoda vivir esa transición de los primeros cambios. Los mismos que los hace sentir feos y poco conquistables

¬ŅPor qu√© viven esta sensaci√≥n? A esta pregunta respondieron ellos y ellas a J√≥venes.

LISTA
Algunos cambios

1 Cambia la voz. No hay ¬Ďoso¬í m√°s grande que esos inc√≥modos ¬Ďgallitos¬í que salen justo en el momento menos oportuno. Todos se r√≠en mientras el protagonista se pone rojo de la verg√ľenza. Eso sin contar esa t√≠a inoportuna que a dos cuadras de distancia grita ¬ď¬°mijito le est√° cambiando la voz!¬Ē

2 Acn√©. Aunque para muchos pueden resultar inofensivas esas peque√Īas bolitas rojas, no hay nada m√°s inc√≥modo que ver c√≥mo estas figuras nacen una tras otra alrededor de toda la cara, haciendo sentir al adolescente como un ser fuera de este mundo. Lo peor es que, justo a los odiados ¬Ďbarros¬í se les ocurre aparecer cinco minutos antes de la tan anhelada cita rom√°ntica

3 Crecer. Algunos j√≥venes se sienten felices cuando ven que crecen, crecen y crecen pero ¬Ď¬°oh! susto¬í cuando ese crecimiento parece no tener fin, no hay qui√©n puede detenerlos. Lo peor de todo es que crecen y crecen pero siguen igual de ¬Ďgordos que un fideo¬í. Ni hablar de los que sienten que se quedan estancados, pues ven que los a√Īos pasan y no crecen ¬Ďgran cosa¬í.

4 Sensaciones extra√Īas. Comienza a vivirse por primera vez una serie de emociones y sentimientos que en la infancia nunca dieron se√Īales de vida. Atracci√≥n por aquel compa√Īero o compa√Īera, al igual que la exploraci√≥n de nuevas manifestaciones corporales.
5Brackets y gafas. Quiz√°s los enemigos n√ļmero uno de los adolescentes. Si bien no es suficiente sentirse poco est√©tico, hay quienes reciben la visita de estos dos nuevos artefactos que lo √ļnico que provocan es avivar la mirada y la sonrisa, que no siempre son la mejor carta de presentaci√≥n.

¬ďTr√°game tierra¬Ē

Es importante tener en cuenta que son normales los diferentes cambios físicos y psicológicos que se presentan durante el salto a la adolescencia. Sin embargo, no está demás crear espacios de comunicación con los padres o adultos de confianza para resolver las dudas que puedan presentarse.

Muchos adolescentes quieren que en la tierra se abra un hueco y se los trague, pues no comprenden por qué los actores, modelos y cantantes siempre se ven bien y, por el contrario, ellos no.

No se exceda en las sesiones de belleza, gimnasio y arreglo. Todo es impresi√≥n de cada uno. Al notar cambios en s√≠ mismos, los adolescentes se sienten raros, pero los dem√°s no les ven ning√ļn problema.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad