El estrés se refleja en el estómago | Noticias de santander, colombia y el Mundo

Sábado 26 de Julio de 2014
Publicidad
Publicidad
Salud
Lunes 20 de Septiembre de 2010 - 06:26 PM

El estrés se refleja en el estómago

Varios de los trastornos gastrointestinales que con frecuencia se presentan en las personas, usualmente quienes trabajan o estudian y llevan un ritmo de vida agitado, se dan precisamente por el alto nivel de estrés y la falta de un programa adecuado para manejarlo.

"No es sólo la alimentación, aunque es una parte importante. También tiene que ver con el estilo de vida, con realizar el ritual de comer, de descansar, incluso, de lavarse los dientes", asegura el médico Pedro Perea, gastroenterólogo de la Universidad Nacional.

Incluso algunos trastornos mentales y de alimentación como la bulimia y la anorexia también desencadenan enfermedades gastrointestinales que complican aún más la recuperación de estos pacientes.

"Hoy día los trastornos gastrointestinales están presentes en gran parte de la población, incluso en los niños, que empiezan a sufrir de trastornos alimenticios que obviamente afectan su estómago", asegura Diana Osorio, especialista en nutrición y dietética de la Universidad Nacional.

A esto se le suma, aseguran los expertos, el número cada vez más elevado de cápsulas y pastillas que se consumen para aliviar las enfermedades.

Aunque ahora se trabaja en el recubrimiento especial de los medicamentos para que no afecten el estómago, sin duda es un factor que en determinadas circunstancias afecta la salud del tracto intestinal.

Los expertos indican que estos trastornos representan una buena parte de las incapacidades médicas.

Colon Irritable

El colon irritable, también llamado "Síndrome del intestino Irritable" (SII), es una enfermedad crónica y recidivante caracterizado por la existencia de dolor abdominal y/o cambios en la actividad intestinal, acompañados o no de una sensación de distensión abdominal, sin que se demuestre alteración en la morfolo-gía y en el funcionamiento intestinal, ni causas infecciosas que lo justifiquen.

Esta condición se presenta más en las mujeres, suele aparecer antes de los 35 años, es más frecuente en pacientes con otras patologías digestivas (dispepsia, molestias inespecíficas de estómago), en mujeres con alteraciones ginecológicas y en pacientes con enfermedades psiquiátricas (bulimia, depresión).

Hasta hoy no se conoce ningún mecanismo único que explique por qué los pacientes con colon irritable sufren estos síntomas. En general las posibles causas son: alteraciones en la motilidad y sensibilidad digestiva, influenciadas por factores psicológicos, gastroenteritis, intolerancias alimentarias, alteraciones hormonales, y factores genéticos.

Los síntomas:

1 Dolor abdominal: está localizado en al abdomen inferior, con una duración inferior a dos horas, se alivia tras la evacuación de la materia fecal. Se relaciona su comienzo con la ingesta de algún alimento.

2 Alteración del ritmo intestinal: puede manifestarse con predominio del estreñimiento o de diarrea o de forma alterna. Se presenta flatulencia, saciedad precoz tras la ingesta de alimentos, nauseas, vómito y ardor torácico. Otros síntomas son la sensación de evacuación incompleta y presencia de moco en las deposiciones.

3 Estreñimiento.

Tratamiento:

? Evitar temporalmente aquellos alimentos y bebidas que desencadenen o empeoren sus síntomas: alcohol, café, alimentos que producen gases en exceso: verduras crudas o con mucho contenido de fibra, frutas con cáscara o semillas, leguminosas, harinas integrales, alimentos concentrados en azúcar.

? Evitar alimentos con gran contenido de grasa: fritos, apanados o con salsas.

? Disminuir el consumo de lácteos grasosos y carnes o aves con gran contenido de grasa.

? Se deben consumir lácteos bajos en grasas y deslactosados, verduras cocinadas con poca fibra: Auyama, zanahoria, calabaza, purés de espinaca o acelga. Frutas como manzana, pera, papaya, durazno entera o en compota, harinas con bajo contenido de almidón como galletas de soda, arepa sin grasa, plátano, puré de papa, arroz. Utilizar aceite vegetal para preparar los alimentos.

? Consumir 8 vasos de agua al día distribuidos en el transcurso del día.

? Consumir alimentos con alto contenido de fibra.

Recomendaciones:  

? Se debe determinar cuáles alimentos se relacionan con la presentación del cuadro de dolor y alteración del hábito digestivo.

? Se debe establecer si existe relación entre las alteraciones del estado de ánimo o de emociones, y la presentación del cuadro.

? Es recomendable hacer la prueba de tolerancia a los alimentos, para evitar los que de "verdad" producen los síntomas.

? Es aconsejable no mascar chicle, ya que esto puede agravar los síntomas.

? Se debe realizar ejercicio regularmente, ya que favorece el funcionamiento intestinal.

Gastritis

La gastritis es una inflamación de la mucosa gástrica que puede ser de tipo agudo, de aparición rápida y resolución en pocos días. También puede ser de tipo crónico, que puede persistir durante años.

Una de las causas frecuentes de gastritis crónica es una infección por la bacteria helycobacter pylori. Otras causas son el consumo excesivo de alcohol, comidas copiosas, abuso de condimentos fuertes e irritantes, estrés, uso prolongado de algunos medicamentos (antiinflamatorios).

Síntomas: Sensación de ardor en la boca del estómago que puede llegar hasta el pecho, acidez, náuseas, en ocasiones vómitos y flatulencia.

Recomendaciones:

1 Llevar una alimentación lo más variada posible, excluyendo temporalmente aquellos alimentos que crean molestias y los que aumentan la acidez o irritan la mucosa gástrica.

2 No se debe limitar en la dieta más de lo necesario porque puede ocasionar problemas más graves.

3 Se recomienda lavar muy bien las frutas y las verduras con agua hervida, para evitar la contaminación de las mismas.

4 Se debe fraccionar la dieta en cuatro a cinco comidas al día.

5 No hacer comidas abundantes, pesadas o copiosas, comer lentamente y masticar bien.

6 No es aconsejable la toma frecuente de leche, ya que a las 2 - 3 horas después de su ingesta, produce mayor acidez.

7 Probar la tolerancia frente a los alimentos ricos en fibra (verduras, cocidas, ensaladas, cereales integrales, frutos secos).

8 Excluir alimentos muy salados o condimentados.

9 No tomar bebidas gaseosas.

10 No consumir cantidades excesivas de azúcar.

11 Si hay acidez, los derivados del tomate y el zumo de cítricos pueden causar molestias según las personas.

12 Evitar alimentos muy fríos o muy calientes ya que provocan irritación.

13 Se deben ir adicionando los alimentos lentamente hasta llegar a una alimentación normal y de acuerdo a las indicaciones de dieta equilibrada.

14 Las personas que sufren de gastritis pueden presentar intolerancia a algunos alimentos, por tal razón se debe hacer prueba de tolerancia con diversos alimentos.

LA VOZ DEL EXPERTO

Angel Nadales

Gastrointerólogo

"Más de la mitad de las consultas gastroenterológicas están relacionadas de alguna manera con 'trastornos funcionales'. Estos representan una combinación de síntomas digestivos crónicos o recurrentes que no pueden explicarse por anomalías estructurales o bioquímicas. Comprenden trastornos esofágicos como el dolor torácico no cardiogénico, gastroduodenales como la dispepsia funcional, o intestinales como el síndrome de intestino irritable. Tanto el síndrome de intestino irritable como la dispepsia funcional constituyen los motivos de consulta digestivos más frecuentes al clínico general, y dos importantes motivos de ausentismo laboral. Tanto los síntomas depresivo-ansiosos como los factores de estrés psicosocial son elementos implicados en los trastornos digestivos. Lo discutible es dilucidar cuál es el papel de estos factores, ya sea como consecuencia o como causa en la aparición o en la recidiva de las enfermedades digestivas. Puede considerarse que existen síntomas donde no hay lesión estructural pero son de origen emocional, otros que han devenido en una lesión, y otros, cuyas manifestaciones psíquicas sólo son una repercusión de una enfermedad primaria digestiva. En los dos primeros casos, es obvio que el componente emocional es primordial en el inicio, el mantenimiento y las recidivas del trastorno, y cuando existe lesión orgánica, se instaura una dolencia que puede cursar de forma autónoma".

Publicada por
BELKYS P. ESTEBAN
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones