Publicidad
Publicidad
Dom Dic 11 2016
19ºC
Actualizado 06:09 pm

Victoriosa entrega | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-09-18 01:21:09

Victoriosa entrega

La esencia de la verdadera santidad consiste en conformamos a la naturaleza y voluntad de Dios.
Victoriosa entrega

“Ven a mí.” Cuando las circunstancias de la vida están más allá de nuestra habilidad de soportarlas, cuando parece que no hay una salida para que se solucionen las cosas, cuando los rápidos golpean y el bote parece que sucumbirá en cualquier momento, cuando un cambio brusco sucede en el plan de vida y arruina nuestros sueños y el futuro toma otra ruta, Jesús se para en frente de nosotros y con sus brazos totalmente abiertos, extiende esta increíble invitación.

Si entregamos nuestras cargas a sus pies y colocamos todo paquete delante de la cruz, podemos escoger cerrar nuestros oídos a órdenes competitivas y directivas confusas, y oír solamente la voz de Dios.

Rendirse no quita ni niega la realidad de nuestro sufrimiento. Jesús agonizaba y oró en el Jardín de Getsemaní: “Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya” (Lucas 22:42). No cabe duda de que sabía todo lo que estaba en juego en la batalla que se vislumbraba. Calladamente enfrentó a sus acusadores y se sometió a las autoridades, reconoció completamente el costo involucrado. Entendió cuáles serían los términos de su rendimiento.

Pero eso no es todo: al entregar su vida delante de sus enemigos en obediencia a la voluntad de Dios, Jesús derrumbó a la oposición.

Al rendirse e inclinarse delante del poderoso trono de Dios, depositando toda lucha delante de nuestro Padre en los cielos, sacando toda angustia y dolor, entregando a Jesús toda fuente de dolor y pecado, nosotros participamos, con Cristo, en las victorias de su reino. No podemos hacerlo nosotros mismos. No tenemos que ni siquiera tratar de hacerlo por nosotros mismos. Obedeciendo al mandamiento del Señor de rendirnos, nos sorprendemos de encontrar que, de alguna manera, de un modo que va más allá de nuestra comprensión, Él triunfa a través de nosotros.

No se desaliente, entonces. Ore para recibir la gracia de entregarse. Reciba toda la paz, el gozo y el amor que Jesús libremente ofrece. El está esperando. Sus brazos están abiertos. Lo que Él ha hecho para el más grande de los santos, seguramente puede hacerlo para usted y para mí.

Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas. MATEO 11:28-29

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad