Publicidad
Publicidad
Jue Dic 8 2016
25ºC
Actualizado 03:18 pm

Nuestra flamante selección | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-09-18 01:23:48

Nuestra flamante selección

A raíz de los dos últimos descalabros, en Bogotá (por no jugar en Barranquilla) y en Santiago con tremenda apabullada, rayos y centellas han llovido sobre nuestra pobre Selección. Así como lo ha leído: pobre.
Nuestra flamante selección

Sin comulgar con la doctrina del fracaso, de los lamentos o de la sin suerte, la mayoría de los colombianos futbolmaniacos no han querido aterrizar y juzgar en su verdadera dimensión a los jugadores y al entrenador para comprender lo que nos pasa: Pertenecemos en nivel de juego a los países que no estructuran su futuro desde las divisiones inferiores. Queremos por generación espontánea obtener jugadores de primerísima categoría, sin aceptar que absolutamente todos los nuestros son de inferior categoría en el concierto suramericano: A la primera pertenecen Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y hasta Chile.

A la inferior pertenecemos Ecuador, Venezuela, Bolivia, Perú y Colombia. Los mejores jugadores que tenemos están en la Selección y siendo los mejores nuestros, son los mediocres de Suramérica. Nuestro fútbol es eso: arrebatos de patriotismo que a veces contagia a los jugadores y les hace sudar la camiseta comportándose como dignos hijos de Colombia, pero en la mayoría de las ocasiones como comodines para cumplir un compromiso internacional, buscando cada uno  hacer lo propio para ganar lo propio. Al importarles un bledo lo demás, confirman su mediocridad. Esta Selección no merece ir al mundial porque es mediocre y haríamos el ridículo. Pongámonos pálidos hoy entre nosotros y no colorados mañana ante el mundo.

Con el entrenador nos ocurre exactamente lo mismo. Lo mejor que tenemos es quien estuvo actuando y lo mejor que él puede hacer es lo que estuvo haciendo. Es un entrenador que viaja de fracaso en fracaso en el campo internacional y que solamente algo descolló en el campo nacional, porque en casa de ciegos el tuerto es rey. Seamos consientes: no tenemos para dar más. Nuestra mediocridad es culpa de nuestros dirigentes deportivos incapaces pero anquilosados en sus cargos. Y pensar que todavía hay ilusos haciendo cuentas y jurando que se puede clasificar con semejante grupo tan mediocre.

ESCRITOR    ITO

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad