Grímpolas | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Jue Dic 14 2017
21ºC
Actualizado 06:47 pm

Grímpolas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-09-19 00:54:23

Grímpolas

Dice el editorial de “El Tiempo”, del lunes anterior sobre el Transmilenio de Bogotá: “Hoy no se sabe a ciencia cierta si los bogotanos están asistiendo a un debate técnico sobre su viabilidad o a su entierro definitivo”. Afortunadamente, a esta hora, no es el dilema de la Zona Metropolitana de Bucaramanga.
Grímpolas

Aquí lo urgente es superar las equivocaciones y deficiencias -que nunca han debido existir por lo advertidas- y proseguir con estudiada e imparcial diligencia.

* * * *

El cordial y valioso interés del ex-Presidente Belisario Betancur Cuartas por Santander y su gente, se evidenció una vez más en los actos conmemorativos del segundo centenario del fallecimiento del sabio español, don José Celestino Mutis.

Cuando se pensó que en la ceremonia oficial, el apreciable tiempo dedicado a nuestra comarca por el científico, iba a quedar olvidado, el doctor Betancur recordó, en extensa y noble alusión, el rico territorio, las investigaciones, los nativos colaboradores, las epopeyas comuneras, las casonas hospitalarias y los caminos empedrados que, por aquellas enigmáticas calendas hicieron presencia simultánea con la Expedición Botánica.

Aquí fue donde el peninsular se conmovió con la población minera de Baja, Vetas y Pamplona; aquí en la plaza de Bucaramanga caminó el enlajado atrio de la iglesia, oyendo al también sabio, su colega, el cura Valenzuela y un poco al Sur, en las vecindades del soberbio Cañón del Chicamocha, compartiendo con Pedro Fermín de Vargas, a poco tiempo Secretario de la Expedición, como “discípulo más aventajado”, pronto en el Olimpo de los Beneméritos, exponente rotundo del insurgente pensamiento.

La sabiduría de Mutis lo llevó también a compartir la filosofía libertaria de sus frecuentes contertulios, hasta el punto de que su discurso del 13 de marzo de 1762, en el Colegio Mayor del Rosario, se interpretó como un grito de independencia que pudo causarle dificultades con las superiores autoridades españolas. Y aquí prosiguió Mutis estudiando la flora colombiana, instalado formalmente hasta su fallecimiento, en 1808, conviviendo los dramáticos días anteriores a la independencia que él coadyuvó con su cultura.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad