Reformas: lo que cada cual quiere… | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Dom Dic 17 2017
20ºC
Actualizado 02:56 am

Reformas: lo que cada cual quiere… | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-09-19 00:56:34

Reformas: lo que cada cual quiere…

El sistema judicial se ha hundido por décadas en un marasmo de abandono económico, retrasos inverosímiles y desarticulación administrativa. José Martí decía que “justicia tardía o demorada, no es justicia”; una anticipación del cubano a la endemia del hemisferio.
Reformas: lo que cada cual quiere…

Hay un afán eternamente insatisfecho: acceso a una “pronta” y cumplida justicia. Con ello, incluso la “seguridad democrática” deja de ser una prioridad.

Cualquiera puede comprobar que las desavenencias civiles corrientes (familiares, de vecindario, en la compra-venta de bienes y servicios, etc), están sometidas a interminables procesos, mientras los jueces hacen maromas entre asuntos represados y enredados en la  inercia del sistema.

Los jueces han sido tan o más héroes que los soldados de la operación Jaque. Algunos alivios como la revalidación del sistema oral en las causas penales o la promoción de mecanismos alternativos –propicios especialmente para causas mercantiles que acaparan la justicia arbitral, a la postre, costosa y elitista-, pueden haber contribuido a que el enfermo desahuciado sobreviva.

Por eso, al oír que el gobierno está dispuesto a claudicar incluso en el referendo “reeleccionista”, para darle prioridad a la reforma a la justicia, los ciudadanos esperamos un revolcón estructural, con unificación y simplificación de procedimientos, con ampliación de la cobertura judicial, “des-judicialización” de asuntos socialmente irrelevantes y tecnificación de los despachos. Eso es lo que queremos y merecemos.

Sin embargo, al leer el proyecto de reforma, queda claro lo que ésta busca.  ¿De qué sirven iniciativas oportunistas y políticas que solo tocan las altas esferas judiciales? ¿Qué importa para la prontitud de la justicia, cuáles son los mecanismos de nominación de los magistrados de las altas cortes y del Procurador?  Mientras tanto, se sigue insistiendo en penalizar la “dosis personal” de estupefacientes, para encartar a un vicioso inofensivo y se promueve el uso desbordado de la tutela, mediante la negativa sistemática de medicamentos y tratamientos a los afiliados al sistema de seguridad social.

El constructor incumplido y el padre irresponsable que no paga alimentos, ven sosegadamente que la verdadera reforma judicial quedará para otra ocasión.  En la balanza de la sostenibilidad de Colombia, ¿pesará más la forma de elegir a los magistrados que la efectividad y acceso real a la justicia? Ni hablar de la reforma política. ¿Cuándo será realmente prioritaria la atención de las necesidades esenciales del conglomerado: justicia, salud, educación?.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad